teatro

información:

AlmaViva Teatro continúa su labor de trasladar al público una perspectiva social a través del teatro. César Barló dirige a José Gonçalo Pais en una puesta en escena que concentra toda la fuerza de Koltès.

Un viaje que comienza con un grito: “¡Compañero!”; que continúa con agarrar del brazo a un transeúnte, y que termina agarrando del corazón al espectador. Porque ¿quién hoy no se siente extranjero? Y si alguien te aborda, en la calle, de noche, no tiene por qué ser que necesite ayuda. Igual te la está ofreciendo.

El montaje es una suerte de radiografía en el espejo de una ciudad que se hunde en su asfalto, donde cada día caminamos sin preguntarnos muchas veces quien es aquel con el que compartimos nuestro espacio.

Estrenada en 2014 en el Teatro La Puerta Estrecha, ha girado por diferentes plazas de España, ha sido fuertemente aplaudida en el Festival RITU de Liège (Bélgica), exhibida en el FRINGE de Edimburgo 2015 y merecedora del Premio a Espectáculo Revelación 2016 de la Sala Russafa de Valencia.

(EN ROSA INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO).

comentario:

LA NOCHE JUSTO ANTES DE LOS BOSQUES, es un largo monodiálogo escrito por Bernard-Marie Koltès en 1977, un texto difícil, intenso, farragoso y áspero, pero a la vez es poético, incisivo, punzante y con momentos de alta intensidad. En el texto, un individuo extranjero (que bien podría ser cualquier persona que se encuentra en una situación de exclusión social, o simplemente cualquier cuidadan@ ante la confusión que provoca una sociedad cada vez más excluyente), habla sin descanso con el mismo y con el mundo, recordando momentos, personas y situaciones que son descritas desde un lugar emocional (viajando desde su propia soledad, pasando por el miedo generado ante la posibilidad de una agresión física o la propia muerte e incluso llegando a esa mujer desconocida que le hizo sentir el amor y le devolvió a la vida). Momentos narrados que aprovechan bien la característica de tocar puntos emocionales universales (amor, soledad, miedo, angustia, supervivencia, etc.) que convierten el momento individual y personal en global.

LA NOCHE JUSTO ANTES DE LOS BOSQUES, es una obra compleja e intensa que fue escrita por Bernard-Marie Koltès con tal solo 29 años, anteriormente había escrito dos obras menores, L‘Heritage (La herencia) y Sallinger, que forjaron los cimientos de lo que sería una de sus obras de más trascendencia (la que nos ocupa). Koltès, nos sitúa ante un personaje anónimo con una especial visión de la vida y del entorno social, que se mueve entre la locura, la desesperanza, la confusión y la cordura. Así, este personaje divaga y expone sus verdades, como un borracho o un loco que no deja de hablar, pero que entre su locura suelta verdades lapidarias, mientras en la oscuridad de la noche y bajo la lluvia, intenta encontrar una persona que le escuche a la que mostrar sus fantasmas y que le permita minimizar su soledad pasando la noche en un lugar resguardado.

Con la producción de AlmaViva Teatro y bajo la dirección de César Barló se nos propone entrar en un callejón oscuro bajo la lluvia para escuchar un monologo – dialogo de un hombre consigo mismo y con un interlocutor al que en realidad, no vemos ni escuchamos en ningún momento, aunque somos participes de sus opiniones. De esta forma, el protagonista da su opinión además de otorgar un espacio desde su propia voz y sus palabras a otras personas, omitiendo la imagen de la otra persona que bien podría ser el mismo o cualquiera de nosotr@s. Este juego (de hablar consigo mismo y con un interlocutor invisible), es muy efectivo y aumenta la sensación de confusión y de soledad del personaje.

Que a César Barló le gusta experimentar y arriesgar en sus montajes es evidente a estas alturas, después de 'La Tempestad' que pudimos disfrutar en este mismo espacio, nos propone una obra que, en sí misma, es compleja, con múltiples aristas y cuyo texto no es fácil ni apto para todo tipo de públicos. Por ello, César Barló hace hincapié no solo en el texto que envuelve de un espacio escénico simbólico (creado con espejos, el uso singular de la iluminación que aumenta nuestra percepción a través de un juego de luces y sombras y la utilización de una videocámara personal, todo ello para sacar al espectador directamente al exterior, incidiendo en el espacio), tambien se esfuerza en sacar partido al complejo requerimiento interpretativo de un personaje que tiene unas características muy especiales.

Este personaje, en su búsqueda casi desesperada, no se queda en un espacio cerrado seguro donde explicar sus pensamientos y sus miserias, al contrario, sale al exterior (donde habitan ‘las ratas’) y se expone a los peligros para buscar alguien con quien compartir su soledad, una muestra de que todavía en su interior (aunque hay sufrimiento), queda un ápice de rebeldía que utiliza para reflexionar sin pausa sobre la intolerancia, la incomunicación, la soledad, la inmigración, la violencia, las diferencias culturales y sociales, la exclusión social, el amor, el sexo, la necesidad de contacto humano, la comunicación, el espacio seguro, la naturaleza, etc. Pero también hay lugar para cuestionar el modelo social, la forma en la que vivimos y la imposición de normas por parte de las sociedades ‘modernas’, llamando tanto a la rebelión personal como colectiva mediante la toma de medidas (como la creación de un sindicato internacional, momento que resalta no por sus posibles connotaciones políticas, sino por el cambio de interlocutor en la narración, pasando de uno individual, de hablar de tu a tu, a uno global, universalizando su conflicto) y todo ello, mediante referencias directas, otras llenas de simbolismo y otras que mezclan ambos aspectos.

Interpretativamente es un texto difícil, todo un reto para cualquier actor (tanto físico como emocional), que debe sumergirse en un universo de matices donde mantener la fuerza del texto, el ritmo y la musicalidad se muestra claramente complejo, en ese sentido, el trabajo de José Gonçalo Pais es impecable, llegando a su mejor momento durante la parte final de la propuesta. Obviamente, el trabajo de dirección es exigente en esta propuesta, y José Gonçalo Pais se deja guiar con acierto y sabe sacar el máximo provecho a este personaje equilibrando a la perfección la palabra, el gesto, los movimientos y un punto de inquietante locura.

Una propuesta que sale airosa en su ánimo de exponer y exponerse a un texto contundente pero difícil, no apto para todos los paladares, que se deja disfrutar especialmente por el simbolismo de su puesta en escena, la calidad de su dirección y un trabajo interpretativo sin fisuras.

ficha:

Interpretación: José Gonçalo Pais
Dirección: César Barló
Espacio escénico: Jacobo García
Vestuario: Juan Antonio Bello
Iluminación: César Barló
Sonido: AlmaViva Teatro
Producción: AlmaViva Teatro
Fotografía: Noemí Sánchez
Comunicación: Elena López

 

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

DIC 17

comentar:

blog comments powered by Disqus