Revista cultural   -   Critica teatral   -   ISSN 2255-3894



teatro

información:

(EN ROJO INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO):

Un concierto de rock. Una mujer. Y una historia de una época, no tan lejana, en la que en España existieron unos supuestos 'reformatorios', que eran auténticas cárceles veladas, en las que se sometía a ciertas mujeres a torturas de todo tipo, incluyendo el robo de sus bebés. Una historia que ha sido silenciada. Un silencio que ahora se hace grito.

Descarriadas es una obra dirigida por Paloma Rodera e interpretada por Luna Paredes. Laila Ripoll escribe esta historia silenciada de una España en la que los reformatorios eran auténticas cárceles de mujeres.

comentario:

Los años de la postguerra española tienen muchos episodios oscuros, sin embargo, para aumentar todavía más nuestra vergüenza, muchos de ellos continuaron su camino sin cortapisas incluso después de la llegada de la democracia. Episodios como los bebes robados, los internamientos de mujeres para ser ‘reeducadas’ en centros como el Patronato de Protección de la Mujer, etc., siguieron su ‘despiadado’ funcionamiento al menos hasta 1985.

DESCARRIADAS nos cuenta, en primera persona, la historia de Paloma Martínez y otras mujeres que pasaron por estos centros de internamiento y control. Paloma, una joven que amaba la vida y cuya actitud no era entendida por su familia, llego al Patronato de Protección de la Mujer por la denuncia de sus progenitores. Estas instituciones, generalmente regentadas por monjas, funcionaron en nuestro país entre 1941 y 1985 siendo encargadas de encerrar a las adolescentes 'caídas o en riesgo de caer', y dentro de este término se englobaban: prostitutas, drogadictas o simplemente jóvenes (entre 15 a 25 años) denunciadas por familiares, amigos, vecinos, etc., por ‘salir de fiesta, bailar agarrado, fumar a escondidas, llevar la falda más o menos corta, ser víctima de una violación, de incesto, de violencia, ser homosexual, negarse a rezar, estar embarazada, etc., o simplemente por ser pobre’ (libro de Consuelo García del Cid ‘Ruega por nosotras’).

Pero contextualicemos, nos encontramos a comienzos de los años 80, en pleno proceso de cambio político y social, momento en el que Paloma Martínez está sufriendo esta terrible experiencia vital, es decir, después de que en junio de 1977 se celebraran las elecciones generales libres en las que Adolfo Suárez (al frente de la UCD), se convertiría en el primer presidente de la democracia en España (con la aprobación la Constitución que fue refrendaba el 6 de diciembre de 1978). Mientras, la movida madrileña daba sus primeros pasos y naranjito se convertía en la mascota del mundial de fútbol de 1982, todo era cambio, pero mientras esto sucedía, muchas ‘niñas’ eran etiquetadas y llevadas a Centros de Observación y Clasificación, donde eran clasificadas, ocultadas, vigiladas, etc., y dependiendo del resultado de su comportamiento y la clasificación de su virginidad se decidía su destino (‘figurar como completa o incompleta, junto al comportamiento que hubiesen tenido durante esa semana, determinaba la dureza del centro al que eran redirigidas’. Fuente: ‘El Patronato, la cárcel de la moral franquista para adolescentes’).

Esta contextualización se produce en la propuesta mediante referencias concretas (naranjito, música, etc.), siendo uno de los factores que, deberían remarcarse más en la propuesta, sobre todo de cara a un público más joven que no puedo colocar en el tiempo los hechos, simplemente con referencias que puede que no conozcan, ya que, además de lo ocurrido, tiene especial importancia y relevancia, que estos hechos siguieron ocurriendo durante los años de la transición, a espaldas del desarrollo de la vida ‘normal’ y la propia evolución de la sociedad.

DESCARRIADAS nace del texto escrito por Laila Ripoll a partir de un proceso de investigación realizado a través de documentación variada junto a entrevistas realizadas a mujeres que habían sufrido este internamiento (llevado a cabo por Luna Paredes y Paloma Rodera), así se crea el personaje de Paloma, una chica normal, de barrio, que vive descubriendo el mundo en plena transición política, social y personal, en una sociedad esperanzada con los ojos puestos en el futuro, pero a la vez, con mucho miedo, es decir, explosión y represión, todo mezclado y agitado, un momento en el que solo podemos preguntarnos como se permitió que estas hechos siguieran sucediendo ante la mirada silenciosa y algunas veces cómplice de la sociedad …

Así, a través de esta propuesta, se da voz a las mujeres ‘DESCARRIADAS’ con el detallado, contundente y completo texto de Laila Ripoll, la dirección de Paloma Rodera y la interpretación de Luna Paredes que da vida a Paloma, nuestra protagonista, una joven que narra su historia, pero también, la de Yolanda y la de otras muchas mujeres que desaparecieron tras los muros de una cárcel disfrazada de centro social. Y mientras Paloma nos cuenta su historia, sus pasos se van intercalando con la banda sonora de la época, con canciones que suenan en off o que son cantadas, bailadas y tocadas por nuestra protagonista. Así, entre suceso y suceso, escuchamos a modo de concierto de rock, a Janis Joplin, Patty Smith, Jethro Tull, AC-DC, Pink Floyd, Dylan, etc., a modo de último acto de rebeldía de nuestra protagonista, su particular válvula de escape para sobrellevar una experiencia que ni siquiera pudo imaginar poder llegar a sufrir. Y así, nos narra su historia desde una posición personal, pero ya distante, contándonos su viaje hacia el olvido, pero también todo aquello que le hizo sentir la esencia de la vida.

El texto es preciso y detallado, muy en la línea de muchos de los testimonios que hemos escuchado hasta la fecha (aunque no sea un tema especialmente difundido), dejándonos patente que efectivamente existe ese proceso de indagación e investigación previo. La historia se muestra bien construida, mostrando flexibilidad a la hora de otorgar el protagonismo a la figura de Paloma, pero dejando espacio para muchas más mujeres, para los motivos por los que fueron recluidas y sus finales, utilizando para reforzar su presencia voces en off pertenecientes a Carmen Bécares, Irene Maquieira, María Prado, Carmen Valverde y Aida Villar.

El monólogo de Paloma Martínez se desarrolla a buen ritmo, intercalándose con los momentos musicales que tienen lugar en un espacio escénico cuya escenografía ha sido creada por Laura Ferrón. Estamos ante un espacio escénico prácticamente vacío presidido por unas guitarras y unos bajos esperando a ser utilizados, sobre una pared lateral se proyectan los títulos de las escenas que estamos viendo, y mientras, Paloma se adueña de todo, es su momento y el concierto debe empezar y para ello, se dispone de los arreglos musicales de Irene Maquieira, el espacio sonoro de Rodera Artworks, los audiovisuales de Ana Dévora y el diseño de iluminación de Sergio Balsera.

El relato se sucede, en ocasiones algo plano en su tono, aunque eficaz. Paloma nos cuenta su periplo vital, pero se interrumpe momentáneamente para mostrarnos esos instantes de rebeldía que la música aporta, aunque frente a los espacios de rebeldía se encuentran los espacios de opresión, asfixia, desaparición, muerte, etc., que quedan perfectamente definidos con el uso de plásticos ‘cubre todo’ y los movimientos que le acompañan. Simbolismo, poética, música, narración y acción para construir y deconstruir una vida.

Luna Paredes da vida a Paloma Martínez, demostrando ser una actriz todo terreno. Ya hemos visto a Luna en diversas (e intensas) propuestas ((DES)DE LOS ESCOMBROSIMPULSOS (BPM), etc.), en esta ocasión, nos ofrece un trabajo valiente y comprometido, desplegando fuerza y energía en todo momento. Enseguida somos conscientes de la dificultad de mantener un monólogo de estas características, ya que se desarrolla en constante cambio y evolución, exigiendo mucho física y emocionalmente. En la propuesta, además de cantar, bailar, saltar, interpretar, etc., se intenta llevar toda la intensidad del relato a los espectadores, sin obviar la incorporación, en algunos momentos, de ciertos toques de humor y complicidad, en un certero acercamiento e identificación del personaje con cualquier espectador / a, dejando además en evidencia, la aleatoriedad con la que cualquier mujer se convertía en víctima de estos episodios que nacen de una realidad escandalosamente reciente.

Una historia comprometida e intensa que pone al descubierto la necesidad de conocer nuestra historia, nuestro pasado tanto lejano como cercano, con valentía, sin cerrar los ojos ni mirar hacia otro lado, sacando del olvido a l@s protagonistas de esta historia (y de otras).

 

ficha:

Dramaturgia: Laila Ripoll
Dirección: Paloma Rodera
Reparto: Luna Paredes
Escenografía: Laura Ferrón
Arreglos musicales: Irene Maquieira
Iluminación: Sergio Balsera
Técnica: Reducto
Espacio sonoro y diseño gráfico: Rodera Artworks
Voces: Carmen Bécares, Irene Maquieira, María Prado, Carmen Valverde, Aida Villar
Audiovisuales: Ana Dévora
Producción: Teatro Al Punto Producciones

Fotos Raquel Rodríguez.

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Mayo 19

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:



comentar:

blog comments powered by Disqus

 

Agolpedeefecto.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario de comentarios estarán ubicados en los servidores de DISQUS (proveedor de sistema de comentarios) a través de su empresa Disqus, Inc., ubicada en EEUU. DISQUS está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es únicamente para gestionar los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al rellenar el formulario de comentarios y sus casillas de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad y términos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos poniéndose en contacto con nosotros en agolpe@agolpedeefecto.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad y términos consulte el enlace de este sitio web.