Revista cultural   -   Critica teatral   -   ISSN 2255-3894



teatro

información:

(EN ROJO INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO):

(Inspirado en La doctrina del shock, de Naomi Klein y la historia reciente). Como resultado de la investigación teatral sobre un hecho histórico, el del golpe de estado del General Pinochet sobre el Gobierno de Salvador Allende, nace Shock (El Cóndor y el Puma). Un teatro-documental donde se representa la historia, pero para conocerla desde la emoción.

Representar nuestra historia es la voluntad de conocernos a nosotros mismos. Nuestra sociedad de hoy es el resultado de lo que construimos o destruimos ayer. El capitalismo imperante de hoy se fragua durante mucho tiempo pero tiene un impulso fundamental tras el final de la segunda guerra mundial, en parte gracias, o a pesar, de la Doctrina del Shock. Y el golpe de Chile es su primer experimento.

comentario:

SHOCK (EL CÓNDOR Y EL PUMA), es una propuesta que nace a partir de un proceso de investigación teatral que toma como referente el libro ‘La doctrina del shock’ de Naomi Klein*, junto a testimonios reales, documentos desclasificados, noticias de medios de comunicación, etc. El texto de la propuesta, escrito por Albert Boronat, Andrés Lima, Juan Cavestany y Juan Mayorga se estructura en cuatro partes llamadas ‘La nada es bella’ (situada en Washington en 1970, es una ficción que muestra una reunión entre los agentes de la CIA y Ewen Cameron, escrita por Juan Cavestany), ‘El golpe’ (recrea las 'pruebas' de la doctrina), ‘El cóndor y el puma’ (la operación Condor, ambas partes son las más informativas, escritas por Andrés Lima y Albert Boronat), ‘Muerte y resurrección’ (situada en Londres 1999 recrea la visita de Margaret Thatcher a Augusto Pinochet, escrita por Juan Mayorga), y su dramaturgia ha sido responsabilidad de Albert Boronat y Andrés Lima.

Naomi Klein describe en su libro**, como se ha llevado a cabo ‘La doctrina del shock’ a partir de los años 50, es decir, como las crisis (o los shock) producidos por desastres naturales, accidentes o acciones intencionadas, son aprovechadas por grupos de poder, para aplicar el modelo capitalista neoliberal propugnado por Milton Friedman. De esta forma, muestra cómo se aplicaron estas teorías de libre mercado en diferentes países aprovechando las crisis, para introducir medidas de control económico (privatización de empresas y bienes públicos, desregulación de sectores comerciales, recortes en el gasto social), generalmente junto a acciones de represión y violencia, que castigan a las clases medias y bajas, y beneficiando a ‘los ricos’, estableciendo además, una relación entre los experimentos con electroshock de Ewen Cameron y las teorías económicas de Milton Friedman y los Chicago Boys. Teniendo en cuenta todos estos puntos e incorporándolos al texto de SHOCK (EL CÓNDOR Y EL PUMA) junto a las investigaciones realizada sobre diferentes documentos, testimonios, grabaciones, etc., se construye una completa y elaborada propuesta que además de original es dura y contundente.

Bajo estas premisas se presenta SHOCK (EL CÓNDOR Y EL PUMA), después de un largo proceso de investigación teatral que se inició poniendo el foco en el golpe de estado del General Pinochet sobre el Gobierno de Salvador Allende, y que ha dado como resultado una propuesta de teatro documental, que expone, integra, indaga, implica y aporta una mezcla de drama y humor que impacta, divierte y pone sobre la mesa importantes cuestiones. Pero, además de lo que cuenta la propuesta, llama poderosamente la atención la forma en cómo se cuenta y como se compacta la información. Personalmente, al conocer o estudiar las dictadoras latinoamericanas, etc., como elementos individuales, pensaba infantilmente que parecía existir algún virus violento que se propagaba o un efecto llamada que iba pasando de un país a otro, sin llegar a interpretar o pensar que existiera un elemento o hilo que uniera todos estos acontecimientos, por ello, la manera de compactar toda la información y su forma de vincularlo al SHOCK en la propuesta, además de la forma en cómo se estructura toda la información y su fundamentación convierten a esta propuesta en un documento único.

El punto de partida ya es, en sí mismo interesante, y desde luego puede dar lugar a mucho debate, tanto por su contenido como por la forma de llevar a escena estas premisas. SHOCK (EL CÓNDOR Y EL PUMA) comienza su recorrido en los años 50, mostrando videos documentales de Milton Friedman hablando sobre sus teorías económicas de libre mercado (con un lapiz como ejemplo), mientras en escena somos testigos de las primeras reuniones entre miembros del Gobierno estadounidense y la CIA con Ewen Cameron para hablar sobre sus investigaciones en torno a la técnica del electroshock. A partir de ese momento, se pasa a visualizar las ‘pruebas’ realizadas para poner en marcha ‘la doctrina del stock’, pasando por: el golpe de estado en Chile, la dictadura de Pinochet en Chile, la dictadura de Jorge Videla en Argentina, la Operación Cóndor (la prueba del modelo en Latinoamérica y otras partes del mundo), etc., y como actualmente se sigue implantando este modelo y sus consecuencias.

Así, la propuesta se construye mediante el desarrollo de diversas escenas de estructura cambiante, originales y llenas de energía, donde el documental, el drama, la ficción, el simbolismo y cierta ironía que subyace en algunos momentos, se mantienen presentes y se alimentan de: un trabajo interpretativo que usa la palabra, el gesto, el movimiento, la pausa, la metáfora (como los actores parados que dan vueltas sobre un escenario en movimiento, creando momentos estáticos en un mundo que sigue girando aunque nosotros nos quedemos quietos), etc.; la escenografía (y vestuario) creada por Beatriz San Juan con Almudena Bautista como ayudante de escenografía y vestuario, que aúna la simplicidad con la eficacia, construyendo un espacio multifuncional con un escenario circular central rodeado de un espacio que se aprovecha en todo momento con el uso de sillas, accesorios y que lo mismo se convierte en una grada que, en una tribuna donde un dictador de su discurso o en un campo de fútbol; además a cada lado del espacio escénico existen unas grandes pantallas donde se proyectan imágenes y videos documentales (conferencias, etc.) que dan cobertura a lo que se representa en escena. Estos videos han sido seleccionados por Miquel Àngel Raió (Videocreación), Vivi Comas, Àlex Romero e Íñigo Rodríguez (Ayudantes de vídeo) y Joseba Gil (Producción Check-in Producciones).

Otro factor a destacar de esta puesta en escena es la excelente iluminación de Pedro Yagüe con Enrique Chueca como ayudante, la música y espacio sonoro de Jaume Manresa con Enrique Mingo como ayudante de sonido y la caracterización de los personajes diseñada por Cécile Kretschmar, con cambios de personaje que se realizan en directo y cuya caracterización no tiene desperdicio.

La dirección de la propuesta es responsabilidad de Andrés Lima con Laura Ortega como ayudante de dirección, un trabajo que se evidencia complejo por las propias características del montaje, y que se realiza con total pulcritud y eficacia, en una propuesta que mezcla la técnica puramente teatral con la experimentación en diferentes lenguajes escénicos, sacando el máximo partido tanto a la comunicación verbal como a la no verbal, e integrando dentro de ellas el material audiovisual documental, la música, la iluminación, etc.

En una propuesta con un fondo tan intenso es de destacar la forma en que se trabaja el humor dentro de ella, la entrevista entre Elvis Presley y Richard Nixon*** está tratada brevemente, pero remarcando con intensidad el surrealismo de la situación y su comicidad. A esta divertida (a la vez que preocupante escena), se suma la escena de la entrevista entre la entonces (1999) ex primera ministra británica Margaret Thatcher y el dictador chileno Augusto Pinochet, detenido en Londres ****  y al que Thatcher defendió sin medias tintas. Este encuentro es una de los momentos más jocosos de la propuesta, tanto por su escenificación como por el trabajo interpretativo de María Morales como Margaret Thatcher y Juan Vinuesa como su traductor / asistente.

Pero, no perdamos el foco y este se encuentra en la trama creada para la implantación de modelos económicos neoliberales, el drama que supone la implantación de estos sistemas económicos a través de las políticas del miedo, las violaciones de los derechos humanos y lo fácilmente que, el oprimido parece olvidar los abusos y las consecuencias cuando se le ofrece el estímulo adecuado. Aunque, para resaltar estos sucesos y sus consecuencias, se tiende a alargar puntualmente algunas escenas, lo que produce, cierto efecto de reiteración y de extensión del tiempo de la propuesta. La propuesta, se escenifica mediante el texto, los videos, etc., pero también existe un  testimonio de un superviviente de la tortura, cuyo duro relato ayuda a comprender la arbitrariedad de los verdugos al 'elegir' a sus victimas, lo que aportar a la propuesta un tono cercano y dolorosamente humano, aunque al darse a conocer un caso concreto, duro e impactante, como referencia de muchos, siempre queda abierta la pregunta de porque ese y no otros, porque uno solo, etc., ya que todos los casos son igualmente crueles, injustos e inaceptables. Eso sí, la acción de leer el testimonio y no tratar de escenificarlo, manteniendo la pulcritud en la acción y dejando que la potencia del relato sea el único protagonista, es todo un acierto. A lo largo de la propuesta, algunos fragmentos del texto pueden sentirse algo sesgados, aunque aparentemente es un efecto buscado en pos de una mayor teatralización y del intento de implicar a los espectadores de forma que puedan involucrarse en la propuesta de forma consciente, aunque eso sí, poco invasiva.

En escena: Ernesto Alterio, Ramón Barea, Natalia Hernández, María Morales, Paco Ochoa y Juan Vinuesa, dando vida a más de cuarenta personajes, mostrando así, su gran versatilidad y soltura. Estamos ante un excelente trabajo interpretativo (y físico) de todo el elenco, tanto de forma individual como colectiva, resaltando especialmente Ernesto Alterio, que tanto como dictador, futbolista o víctima, realiza un magnífico trabajo y eso, que en ocasiones, el esfuerzo físico es considerable a la hora de cambiar a toda marcha de vestuario (y registro) en este constante ir y venir de personajes.

La inteligencia en la construcción la propuesta se refleja en muchos factores, desde la forma de mostrar la sucesión de acontecimientos documentados desde 1950 hasta la actualidad y a sus protagonistas, hasta en la forma de mostrar los mecanismos de puesta en marcha de políticas de las que no somos ajenos, y sobre las que deberíamos estar más atent@s. El enfoque dramatúrgico de la propuesta es original tanto por la inteligencia del planteamiento como por su ejecución. Llevar a escena una propuesta como esta, de complejidad evidente, basada en hechos reales relativamente recientes, uniendo sus piezas de forma que no se sienta como historia pasada y ajena, sino como sucesos que nos alertan de nuestro propio presente y nos proponen pensar sobre el modelo de sociedad en el que queremos vivir, es todo un reto, y se consigue gracias a su eficaz puesta en escena, su cuidada dirección, el trabajo interpretativo, etc., dejando claro que estamos ante una propuesta muy completa en todos los sentidos. Una propuesta de las que no hay que perderse…

 

_____

* La propuesta se centra especialmente en la primera parte del libro ‘La nada es bella: tres décadas borrando y rehaciendo el mundo’, concretamente en las partes 1, 2, 3, 7 y conclusión (el libro se dividen en siete partes, con un total de 21 capítulos).

** 'La doctrina del shock’, según el planteamiento de Naomi Klein se ha llevado a cabo en multitud de países desde los años 50, además de su especial relevancia en Latinoamérica, llegó a la Rusia de Yeltsin, a Gran Bretaña con Thatcher, Indonesia, Afghanistán, Irak, etc., aplicándose en la actualidad de forma clara o disfrazada con piel de cordero. Además del libro, existe una película documental (basada en el libro) del mismo título, estrenada en 2009, dirigida por Michael Winterbottom (‘24 hour party people’, ‘Camino a Guantánamo’) y Mat Whitecross, rodada bajo la supervisión de Naomi Klein.

*** Este encuentro se produjo en la realidad, aunque parezca increíble, y tiene su propia versión cinematográfica en la película  ‘Elvis & Nixon’ estrenada en 2016 con dirección de Liza Johnson y guión de Joey Sagal, Hanala Sagal, Cary Elwes con Michael Shannon y Kevin Spacey como protagonistas.

**** Detenido en Londres desde octubre 1998 - marzo 2000, como consecuencia de la orden de detención emitida por el juez Baltasar Garzón de la Audiencia Nacional de España, para ser juzgado por su supuesta implicación en delitos de genocidio, terrorismo internacional, torturas y desaparición de personas ocurridos en Chile durante la dictadura militar.

 

ficha:

Reparto: Ernesto AlterioRamón BareaNatalia HernándezMaría MoralesPaco Ochoa y Juan Vinuesa

Equipo artístico: 
Albert Boronat
Andrés LimaJuan Cavestany y Juan Mayorga (Texto), 
Albert Boronat
 y Andrés Lima (Dramaturgia. Inspirada en "La doctrina del Shock" de Naomi Klein), 
Andrés Lima
 (Dirección), 
Beatriz San Juan
 (Escenografía y vestuario), 
Pedro Yagüe
(Iluminación), 
Jaume Manresa
 (Música y espacio sonoro), 
Miquel Àngel Raió
 (Videocreación), 
Cécile Kretschmar
 (Caracterización),
 Laura Ortega (Ayudante de dirección), 
Almudena Bautista
 (Ayudante de escenografía y vestuario), 
Enrique Chueca
 (Ayudante de iluminación), 
Enrique Mingo
 (Ayudante de sonido), 
Vivi Comas
Àlex Romero e Íñigo Rodríguez (Ayudantes de vídeo) y 
Joseba Gil (Producción Check-in Producciones).

Agradecimientos: Juan Ángel Torti, camarógrafo chileno (Filmación 16 mm color - 11, 13 y 14 de septiembre de 1973), José Manuel Rodríguez (Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Chile), Radio Televisión Española, Archivo Patrimonial de la Universidad de Santiago de Chile, Archivo DiFilm - Buenos Aires / Argentina, Radio y Televisión Argentina, Archivo Cineteca Nacional de Chile, Iluminaciones Cinetel S.L., Eugenia Alonso, Héctor Alterio, Valentín Álvarez, Manuel Bautista Fernández, Gonzalo Bernal, Juan Diego Botto, Alejandro Cano, Pedro Chaskel, Clara Cirera, Elena De Lucas, Cristina Fernández Cubas, Laura Galán, Joan Garcés, Andrea Guzmán, Pablo Insunza, María Llinares, Esteban Meloni, Marcelo Morales, Álvaro Silva, Beltrán Stingo y Paco Toledo.

Producción Centro Dramático Nacional en colaboración con Check-in Producciones.

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Mayo 19

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:



comentar:

blog comments powered by Disqus

 

Agolpedeefecto.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario de comentarios estarán ubicados en los servidores de DISQUS (proveedor de sistema de comentarios) a través de su empresa Disqus, Inc., ubicada en EEUU. DISQUS está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es únicamente para gestionar los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al rellenar el formulario de comentarios y sus casillas de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad y términos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos poniéndose en contacto con nosotros en agolpe@agolpedeefecto.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad y términos consulte el enlace de este sitio web.