Revista cultural   -   Critica teatral   -   ISSN 2255-3894



teatro

información:

(EN ROJO INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO):

Tienes seis años. Mamá está en el hospital. Papá dice que ha hecho algo estúpido. Le cuesta ser feliz. Así que empiezas a hacer una lista con las cosas extraordinarias de este mundo. Cada una de las cosas que hacen que la vida valga la pena.
1. El helado
2. Las pelis de Kung-Fu
3. Quemar cosas
4. Reír tanto que te salga leche por la nariz
5. Las grúas de las obras
6. Yo.

La dejas en su cojín. Sabes que la ha leído porque te ha corregido la ortografía. La lista no tarda en tener vida propia.

comentario:

Duncan Macmillan, es el responsable de la dramaturgia de la obra que nos ocupa LAS COSAS EXTRAORDINARIAS, una tragicomedia esperanzadora sobre la forma de afrontar la oscuridad de la vida. Depresión y suicidio desde la mirada de un niño ya convertido en adulto. Duncan Macmillan, dramaturgo y director inglés, es conocido por obras de teatro como: Lungs (Pulmones), People (Gente), Places and Things (Lugares y cosas), Every Brilliant Thing (Cada cosa brillante / LAS COSAS EXTRAORDINARIAS / Las cosas excepcionales) y la adaptación teatral de la novela de George Orwell, 1984 (que adaptó y codirigió junto con Robert Icke).

Every brilliant thing (LAS COSAS EXTRAORDINARIAS), producida inicialmente por Paines Plough y Pentabus, se estrenó en el Fringe Festival de Ludlow en 2013 con el texto de Duncan Macmillan junto a la colaboración, en el mismo, del comediante Jonny Donahoe que también interpretó la obra, bajo la dirección de George Perrin. Jonny Donahoe fue nominado en los Premios Drama Desk y el premio Lucille Lortel por su interpretación en esta propuesta. En nuestro país se estrenó en 2018 en el Teatro Capitol de Barcelona bajo el título de ‘Les Coses Excepcionals’ protagonizada por Pau Roca, bajo la dirección de Sixto Paz y la Producción de Sixto Paz Producciones y EL TERRAT. Ahora, llega a Madrid con Brays Efe como protagonista y la dirección de Pau Roca.

LAS COSAS EXTRAORDINARIAS, comienza como un monólogo que se va construyendo con la participación activa del público, por ello, por la participación del público y por la forma en que lo hace (formando parte de la historia), la propuesta se convierte en un proceso colectivo poco usual, original y con un puntito de entrañable que se consigue, precisamente, por implicar e involucrar al público en la historia y convirtiéndolo en cómplice de la acción, integrándolo de forma que, como el propio Macmillan comento en su momento, se recrea la sensación de que ‘No estás solo, no eres raro, lo superaras, las cosas mejoran, no siempre se vuelven extraordinarias, pero mejoran…en una colectivización de la acción cuyo éxito depende en gran medida de las ganas de interactuar de los espectadores (cuya participación es requerida por el protagonista desde incluso antes de que comience la propuesta, implicando a prácticamente la totalidad del patio de butacas), ya que, en algunas ocasiones, el monologo se convierte y reconvierte en diálogos, mientras que en otros momentos, la presencia activa del espectador es simplemente testimonial.

La propuesta se basa en la narración y escenificación de la vida del protagonista desde su posición actual, de adulto, pero llevándonos desde su infancia al momento actual, explicando cómo fue el momento en que su padre fue a recogerle del colegio cuando solamente tenía siete años, porque su madre estaba hospitalizada después de hacer ‘una estupidez’… Presentándonos así, la forma en la que un niño asume y se enfrenta, junto a su familia, a la depresión y el intento de suicidio de un miembro de la familia, en este caso, su madre, y la forma en que este suceso marca su vida. Así, viajamos junto al protagonista a través de su concepción de la vida mientras busca, descubre y presenta las razones para vivir creando una lista numerada donde escribe cada cosa ‘extraordinaria’ (a veces cosas pequeñas y otras grandes) que ofrece la vida y que muchas veces nos olvidamos de paladear.

La propuesta se construye dando visibilidad a la depresión y al suicidio, pero no desde un tono profundamente dramático o trágico, sino desde un lugar donde hay espacio para esperanza, buscando aquello que puede dar sentido y color a la existencia, pero sin obviar datos concretos y reales como la existencia del efecto Werther que toma su nombre de la novela ‘Las penas del joven Werther’ de Johann Wolfgang von Goethe (1774). Término instaurado por el sociólogo David Phillips en 1974, que realizo un estudio entre 1947 y 1968 demostrando que, el número de suicidios se incrementaba sustancialmente al publicarse alguna noticia relacionada con ello (efecto que aunque no sea únicamente propio del suicidio, ya que existe un efecto repetición al publicarse determinadas noticias - piróman@s, violadores, etc. -, en este caso tiene una denominación específica).

El texto de la propuesta LAS COSAS EXTRAORDINARIAS, ha sido traducido por Adriana Naval, presenta algunas modificaciones respecto al texto original sobre todo en la naturaleza de los personajes (aunque es posible que esta modificación en su naturaleza dependa del tipo de espectadores de cada función y se elija novio/novia, etc., dependiendo del patio de butacas, no lo tengo claro, solo he visto la propuesta una vez), eso sí, se mantiene toda la esencia del relato original, factor muy importante ya que, sin duda, es este texto, un factor decisivo de la propuesta, gracias a su naturalidad, honestidad, tono y humanidad con el que trata un tema tan delicado y doloroso.

Y si el texto no tiene desperdicio (aunque profundiza lo justo y necesario para que el relato funcione en el tono buscado, entre esperanza / desesperanza / ingenuidad / tristeza / optimismo), lo que termina confiriendo un toque especial a esta propuesta, es su constante interacción con el público, que une a todos los presentes en un juego que es más una experiencia teatral colectiva que una obra de teatro al uso (y eso que, a veces, parece existir demasiada interacción, ya que cuando son meramente testimoniales, se tiende a romper el ritmo de la acción sacando al espectador del tono general de la propuesta).

Así, entre datos, vivencias y escenificaciones, el protagonista realiza su particular defensa de la vida, de sus pequeñas alegrías y tristezas, y de sus pequeños a la par que extraordinarios placeres, primero como un intento de hacer comprender a su madre las razones para salir de la depresión y después como una forma de enfrentarse a la vida y a su propia realidad.

Bajo la dirección de Pau Roca con Iñaki Mur como ayudante de dirección, y Paula Bosch como encargada de la escenografía e iluminación, se muestra claramente la importancia de controlar y coordinar las escenas, la necesidad de la medir con rapidez e inteligencia cada instante, para que funcionen la interacciones con un público que no siempre responde de la manera esperada. Así, partiendo de una escenografía casi inexistente, Brays Efe se coloca en el centro del espacio escénico rodeado por l@s espectador@s, su constante movimiento, los papeles repartidos al patio de butacas y la iluminación construyen todos los ambientes en una propuesta donde el texto tiene mucho peso, pero que apuesta por marcar su esencia a través de la interacción y complicidad con los espectadores. Destaca también, el papel que la música juega en la propuesta, formando parte de la lista en varias ocasiones, sonando incesantemente y siendo el soporte del baile ‘a tres’ de nuestro protagonista.

Brays Efe, da vida a este joven que relata su experiencia vital, se muestra natural y seguro en escena, deja clara su gran capacidad para memorizar cifras y personas, y busca activamente llevar las situaciones al punto de emotividad justo para que, tanto la recreación individual como la colectiva aporten algo más al relato, por ello, pone su cuerpo, su voz, su movimiento y sus gestos al servicio de la oscilación constante por la que apuesta la propuesta, pasando de momentos neutros a otros conmovedores y a otros optimistas, siempre en una línea que no fuerza ninguna de las opciones, ni demasiado trágico ni demasiado optimista, lo justo para hacernos partícipes de un juego teatral donde la experiencia colectiva no llega a tener la profundidad ni la fuerza que debería tener la propia historia individual, pero que es capaz de generar una vivencia única, especial y diferente, especialmente cuando los espectadores están dispuestos a entrar sin reticencias en el desarrollo de la propuesta.

Una propuesta original, visibilizadora, diferente y con un toque de ternura especialmente pensado para el disfrute colectivo, así que, si estás dispuesto a participar, te gustará este juego donde lo simple se convierte en extraordinario.

 

ficha:

autor Duncan Mcmillan
traducción Adriana Naval
dirección Pau Roca
ayudante de dirección Iñaki Mur
reparto Brays Efe
producción ejecutiva Adriana Nadal y Mercè Puy
producción Rosa Domingo y Jan Vilanova
comunicación Meritxell Abril, Andrea Calbet y Gemma Saperas
comunicación digital Mia Font
escenografía e iluminación Paula Bosch
diseño cartelería Edu Buch
fotografía cartelería Kiku Piñol
distribución Irene Camargo

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Abril 19

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:



comentar:

blog comments powered by Disqus

 

Agolpedeefecto.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario de comentarios estarán ubicados en los servidores de DISQUS (proveedor de sistema de comentarios) a través de su empresa Disqus, Inc., ubicada en EEUU. DISQUS está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es únicamente para gestionar los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al rellenar el formulario de comentarios y sus casillas de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad y términos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos poniéndose en contacto con nosotros en agolpe@agolpedeefecto.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad y términos consulte el enlace de este sitio web.