teatro

información:

(EN ROJO INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO):

El actor Xoel Fernández da vida al emperador romano Calígula para, a partir de su tragedia histórica, reflexionar sobre la naturaleza humana, la perversión de la sociedad y el existencialismo.

Tercer emperador del Imperio romano, Calígula reinó durante el año 37 hasta el 41, cuando fue asesinado. Ha pasado a los anales de la historia como un tirano demente que llevó a la quiebra económica a Roma. Además se le ha presentado como un individuo cuyas características más destacadas fueron la crueldad, la extravagancia y la perversidad sexual. Mantuvo relaciones con su hermana y cuando esta murió, Calígula se volvió loco. Entonces se obsesionó con hechos imposibles y se convirtió en un megalómano que trató de pervertir a la sociedad de la época.

“Ella, mi hermana, mi amante, mi amor ha muerto, y ya nada, nunca, volverá a ser como antes. El terrible dolor que supone para Calígula la temprana pérdida de su hermana Drusila, desatará en su interior una rebelión metafísica contra el orden de las cosas. Si el mundo es absurdo, su gobierno también lo será. Se obsesionará entonces con lo imposible, con la luna… Se presentará a sí mismo como un dios y tratará, gracias a su poder absoluto, de pervertir todos y cada uno de los supuestos valores humanos. Y todo esto lo hará frente a la mirada impasible de su generación. Frente a nuestros ojos. Sí. Hice todo lo que hice, porque podía hacerlo”. MABEL DEL POZO.

comentario:

CALIGULA DEBE MORIR, con dramaturgia de Mabel del Pozo y Xoel Fernández, y bajo la dirección de Mabel del Pozo, es una interesante y potente propuesta cuya fuerza radica en el diferente punto de vista desde el que se analiza al personaje, la construcción de la propuesta y su adaptación a un formato de monólogo, pero sobre todo, en el trabajo interpretativo llevado a cabo por Xoel Fernández.

CALIGULA DEBE MORIR, se presenta ante nosotros como un monólogo atípico en su estructura, construcción y enfoque, ya que, en esta ocasión, se deja a un lado la imagen que siempre aparece en nuestras mentes del emperador de Roma, Cayo Julio César Augusto Germánico (Calígula), caracterizada por su conocida crueldad, extravagancia, perversidad sexual, etc., para centrar la historia en el hombre por encima del mito, poniendo el foco en que estas ‘características’ son la consecuencia del terrible dolor de Calígula a causa de la muerte de su hermana y amante. De este dolor parte todo, de la incapacidad de Calígula para gestionar está perdida tomando el camino de la rebelión ‘cruel’ ante ella.

Así nace una propuesta muy particular que no olvida la historia conocida por todos, utilizando para su construcción muchos recursos y referentes claros, o más o menos conocidos por tod@s, de la historia de Calígula contada desde diferentes fuentes, desde el historiador Gayo Suetonio Tranquilo en su obra ‘ Vidas de los doce césares’ a la 'Historia Romana' de Dion Casio, pasando por obras de teatro y cinematográficas como: ‘Calígula’ del dramaturgo francés Albert Camus (1944), la también emblemática ‘Calígula’ del cineasta italiano Tinto Brass (1979) protagonizada por Malcolm McDowell , Teresa Ann Savoy, Helen Mirren , Peter O'Toole, John Steiner y John Gielgud o la serie de televisión ‘Yo, Claudio’ (1976); basada en la novela de Robert Graves, ‘Yo, Claudio’,  entre otras.

Si bien, en las referencias anteriores el ‘poder’ del personaje se centraba en su crueldad, en su locura irracional, despótica y asesina, en su imagen de tirano demente, etc., en esta ocasión, y aunque ese trasfondo no se obvia, se trata de crear la historia partiendo del propio hombre, desde una despótica crueldad que nace del dolor y de la lucha contra sus sentimientos y emociones. Así pues, Calígula pierde a su amor y transforma su dolor en odio que escenifica a través de su locura, excentricidad y cierta perversión, cuestionándose todo lo que había conocido hasta ese momento, y lo hace reflexionando sobre cuestiones como el existencialismo, el amor, la muerte, la inmortalidad, la infelicidad del hombre, el odio, el abuso de poder, etc., reflexiones cargadas de crítica social que trascienden al tiempo y a la época concreta utilizando para ello guiños al presente y cargando bien las tintas sobre la facilidad de ejercer el poder despótico gracias a la responsabilidad / irresponsabilidad de los propios miembros de la sociedad frente a las injusticias, por su propio conformismo e inmovilismo. Y con esta nueva, renovada y más cruel visión del mundo, es capaz de pasar de victima a verdugo e incluso proclamarse dios.

Bien por esta visión desde una perspectiva diferente, desde una lateralidad bien construida, que en ocasiones, muestra un paso ligero y algo superficial a través de algunos momentos concretos de la historia del personaje (posiblemente por la necesidad de adecuar el tiempo de la propuesta teatral), apostando por resaltar la excentricidad del personaje en menoscabo de profundizar en la externalización de emociones más duras y dramáticas. Una decisión tomada desde la dramaturgia y la dirección que sin quitar valor a la propuesta, la colocan en una posición propia y diferente, otorgándola su propia personalidad.

La escenografía es escasa pero suficiente, el provocativo vestuario de Calígula, cuero negro, arneses de cuero en el pecho, abrigo largo, etc., una sábana blanca grácilmente sostenida para representar el cuerpo inerte de Drusila, un gran sillón solitario en el centro del espacio escénico, y como no, la luna, a la que Calígula habla cada noche, etc., todos son elementos ideados por Marta González junto al estilismo de Patricia Castro Reyes, para dar fuerza visual y coherencia a una propuesta que, además se apoya en el excelente diseño de iluminación y sonido de Diego Conesa y la coreografía escénica de Alberto Arcos.

Pero, a pesar de todos los elementos anteriores, es evidente que la propuesta se sustenta en un punto primordial, la interpretación de Xoel Fernández, que capaz de dar vida, forma y credibilidad a un Calígula que transita entre el hombre, el loco, el monstruo y el dios. Es evidente la complejidad interpretativa del personaje, además se suma a ello, las exigencias propias del dinámico monólogo, que obliga a desgranar las consecuencias del amor, desde el deleite del recuerdo de la felicidad hasta perderse en la desesperación y la locura de la ausencia. Xoel Fernández realiza un trabajo interpretativo excelente, valiente, comprometido, desplegando una completa variedad de recursos y de registros que nos llevaron desde el dolor, a la serenidad, la locura, la excentricidad, la extravagancia, el absurdo, la asunción de un destino buscado, etc.  Toda una demostración interpretativa que sin duda se hace merecedora de los aplausos del público, al descubrir esta nueva visión del personaje.

 

ficha:

Dirección: Mabel del Pozo
Interpretación:Xoel Fernández
Dramaturgia: Mabel del Pozo & Xoel Fernández
Escenografía y vestuario: Marta González
Luz y sonido: Diego Conesa
Coreografía: Alberto Arcos
Diseño gráfico: Marta González
Estilismo: Patricia Castro Reyes
Fotografía cartel: Cuco Cuervo

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Diciembre 18

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:



comentar:

blog comments powered by Disqus

 

Agolpedeefecto.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario de comentarios estarán ubicados en los servidores de DISQUS (proveedor de sistema de comentarios) a través de su empresa Disqus, Inc., ubicada en EEUU. DISQUS está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es únicamente para gestionar los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al rellenar el formulario de comentarios y sus casillas de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad y términos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos poniéndose en contacto con nosotros en agolpe@agolpedeefecto.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad y términos consulte el enlace de este sitio web.