teatro

Foto: © Albury Producciones - Fotografo:  Javier Mantrana del Valle.

información:

¿Cómo sería la vida del pequeño de 26 hermanos en una realidad en la que el cariño se agota? Miguel, víctima de ese mundo distópico, decide visitar la lápida de su padre para rendir cuentas de lo que fue su niñez. “No me sale quererte, hijo, ha sido muy cansado amar a los otros 25”. Un camposanto, poblado por recuerdos fantasmales, será el escenario de esta comedia negra.

‘Tus otros hijos no te olvidan’, escrita y dirigida por Juan Vinuesa, presenta a una familia que está cansada de quererse. Protagonizado por dos actores: Rafa Núñez y Zaira Montes. Además, esta comedia negra con tintes de realismo mágico, cuenta con la escenografía de Alessio Meloni, el diseño de sonido de Mariano García, la ayudantía de Pepa Gracia, la producción ejecutiva de Edu Díaz, el vestuario de Paloma de Alba y el diseño de iluminación de Area Martínez.

‘Tus otros hijos no te olvidan’ es el primer montaje de la compañía Albury Producciones, una agrupación que nace con interés de investigar en el teatro contemporáneo. El texto se escribió dentro del programa ‘Autores Noveles 2018’ de la Comunidad de Madrid, que eligió esta propuesta como una de las cuatro finales.

(EN ROSA INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO).

teatro

Foto: © Albury Producciones - Fotografo:  Javier Mantrana del Valle.

comentario:

Juan Vinuesa, actor, periodista y docente, nos ha sorprendido en infinidad de ocasiones en su faceta de actor con su excelente vis cómica (Improvisa tío!!, Carne Viva, Los cuatro de Düsseldorf, etc.), pero también con su capacidad para adaptarse a papeles dramáticos dando muestras de su versatilidad, por algo fue nominado en 2016 a los Premios Max en la categoría de Mejor actor de reparto por ‘Desde aquí veo sucia la plaza’, una de las obras que forman parte de la trilogía de Crónicas Ibéricas junto a ‘Herederos del ocaso’ y ‘Algún día todo esto será tuyo’ del Club Caníbal, compañía fundada por Juan Vinuesa, Font García y Chiqui Carabante, en 2014. En esta trilogía, Juan Vinuesa ya hizo sus pinitos como autor junto al resto de los integrantes de la compañía Club Caníbal.

Además de participar activamente en otros proyectos y colaborar en múltiples propuestas, parece que llevaba ya un tiempo explorando otras áreas que le permitan crecer y evolucionar en su profesión, una inquietud que le ha llevado a realizar trabajo como ayudante de dirección en ‘Los días de la nieve’ de Alberto Conejero, o como director de una de las historias de  ‘La Vida Imposible de Oliverio Funes’ de Teatro en Serie, etc. Ahora, pone todo lo aprendido y experimentado sobre la mesa y se tira a la piscina con esta propuesta donde demuestra su capacidad como autor de teatro, director y productor en TUS OTROS HIJOS NO TE OLVIDAN, con Pepa Gracia como ayudante de dirección.

Juan Vinuesa construye una historia intimista que indaga en las heridas emocionales que causa la ausencia del amor durante la infancia y la juventud, a la vez que nos ofrece un viaje emocional hacia la redención y el perdón. En su planteamiento, reflexiona sobre la base de una realidad que ha sufrido la mayor parte de la población en mayor o menor medida, pues poca gente se ha librado del sufrimiento que ocasiona un amor no correspondido, pero en este caso, va un paso más adelante y plantea la relación entre padre e hijo, poniendo en tela de juicio la capacidad de amar de las personas y el hecho de que un padre debería ser dador de amor por definición. Para ello, coloca a los individuos en situaciones poco convencionales dentro de su realidad, en este caso, nuestro protagonista es el último hijo (el 26) nacido del matrimonio.

Como dice la canción, ‘se me acabo el amor de tanto usarlo’ y este padre solo tenía amor para sus 25 primeros hijos, así que el 26, es decir, Miguel, crecerá y vivirá en el peor espacio posible, en el espacio sin sentimientos, donde no existe el odio, pero tampoco el amor, donde solo habita la indiferencia, la peor de las sensaciones, ya que tanto el amor como el odio implican que existe un sentimiento, ya sea positivo o negativo, existe una respuesta emocional, sin embargo, en la indiferencia no hay nada… Y Miguel es el niño que crece en la nada, en el olvido…

Por ello, en el momento de la muerte del padre y en el cementerio Miguel saca de su interior todas las frustraciones, miedos, dolores, etc. que esta falta de amor ha causado únicamente en este miembro de la familia. Un hombre ya entrado en años en un espacio muy particular se sumerge en un desahogo emocional a veces amargo y otras veces con toques de humor negro, en una disección vital bien construida que se va movimiento a ese ritmo pausado y perfectamente medido, con el sosegado clasicismo que requiere un teatro de escucha que juega no solo con el texto, también con los tiempos y con la aparición con personajes tanto alegóricos como reales, que van construyendo y conformando la realidad de nuestro protagonista y que le ayudarán en su laborioso viaje hacia la liberación.

La idea de partida, la lucha contra el desarraigo emocional y el olvido como persona, así como la reivindicación del derecho a recibir amor y la exploración de las causas de su ausencia, es en sí misma interesante, pero además se hace desde una perspectiva particular, en un ambiente y una situación donde el peso de la sanación interior depende de uno solo, ya que no es posible que se produzca un dialogo directo, así que en esta carretera de única dirección los elementos simbólicos, los fantasmas y los seres trascendentales (y los terrenales) tienen una gran importancia y un peso específico.

Juan Vinuesa como autor de la propuesta, demuestra su afán por indagar en las diferentes realidades que rodean nuestra existencia, y para ello, coloca el valor de la propuesta no solo en el texto, también en el trabajo interpretativo llevado a cabo por Zaira Montes y Rafa Núñez, que se adaptan a la perfección a las características psicológicas, físicas y simbólicas de los personajes a los que dan vida.

Rafa Núñez es Miguel, el último de los hijos de esta familia mega numerosa y el único cuyo nombre no hace referencia a ningún personaje épico de la historia. Rafa Núñez realiza un excelente trabajo que nace de la naturalidad, lo que otorga una credibilidad absoluta al personaje y a sus sentimientos y emociones, de esta forma consigue que los momentos más surrealistas de la propuesta adquieran un carácter divertido sin romper la línea emocional del personaje, sus fantasmas aparecen entre la realidad y el subconsciente, y todo queda eficazmente contextualizado sin que parezca en ningún momento ridículo.

Zaira Montes, da vida a diversos personajes dentro de la propuesta, cada cual más diferente y surrealista, dando muestras de su versatilidad y su control en escena, un despliegue interpretativo en el que sabe aportar a cada personaje el ritmo y el tono necesario, así como el punto de franqueza imprescindible para que su interacción con Miguel resulte creíble. Lo ciertos es que ambos, Rafa Núñez y Zaira Montes, forman una buena pareja interpretativa, resultan un padre y una hija entrañables y destilan energía y buena química.

Pero existen más personajes en esa historia, presentes aunque no tan tangibles, las familia, el padre, la madre, los hermanos y hermanas e incluso la escenografía creada por Alessio Meloni con Elliot Kane Cubells como ayudante de escenografía, un cementerio metafórico, con estatuas y espíritus vigilantes que encienden sus corazones con el peso de las palabras de los visitantes. Una escenografía que es, en sí misma, una pieza artística donde Alessio Meloni demuestra su enfoque conceptual. Con su manera tan personal de trabajar el espacio, sin construir escenografías a partir de lo obvio sino dando forma al concepto más profundo de la propuesta que tiene entre manos, nos sorprende de alguna manera y esta vez, no iba a ser menos, ahora juega con lo conceptual y lo metafísico y nos presenta un entorno con identidad propia que refuerza la sensación de oscuridad y amarga frustración del protagonista a partir de una siniestra belleza. Algunas de las propuestas en las que Alessio Meloni ha realizado la escenografía o colaborado en la misma son 'Este es un país libre y si no te gusta vete …', 'Historias de Usera', 'La noche de las Tríbadas' , 'La tumba de María Zambrano', 'Una vida americana', 'El arquitecto y el emperador de Asiria' , 'Juguetes rotos', 'El minuto del payaso', etc. La escenografía se completa con el excelente diseño de iluminación de Area Martínez, el diseño de vestuario de Paloma de Alba y Ayudante de vestuario de Guillermo Espinosa y el espacio sonoro de Mariano García.

Juan Vinuesa nos ofrece un texto intimista que nace en blanco y negro y poco a poco, sin prisa pero sin pausa, se va llenando de matices, de colores, en un viaje desde el dolor a la redención a través de la indagación emocional del interior de un hombre castigado por la falta de amor, ciertamente en este viaje hay momentos que se muestran algo más lentos y otros algo redundantes, pero todos ellos tienen un sentido, en una propuesta aparentemente muy madurada y realizada con mucho rigor y respeto, con una poética ensalzada por la cercanía, la naturalidad, la ironía y la sensibilidad de las palabras, el entorno y los personajes.

La primera incursión de Juan Vinuesa como autor teatral (escrito dentro del programa ‘Autores Noveles 2018’ de la Comunidad de Madrid y primer montaje de la compañía Albury Producciones) navega en los complejos mares de la indagación emocional y lo hace de forma tan honesta y certera que estamos deseando volver a embarcar.

 

ficha:

Autoría: Juan Vinuesa
Dirección: Juan Vinuesa
Asistente a la dirección artística: Pepa Gracia
Intérpretes: Zaira Montes y Rafa Núñez

Diseño de iluminación: Area Martínez
Diseño de escenografía: Alessio Meloni
Diseño de vestuario: Paloma de Alba
Ayudante de vestuario: Guillermo Espinosa
Espacio sonoro: Mariano García
Fotografía: Javier Mantrana del Valle
Diseño gráfico: José Fernández Valencia
Ayudante escenógrafico: Elliot Kane Cubells
Producción ejecutiva: Edu Díaz
Producción: Albury Producciones
Colaboran: Laboratorio William Layton y Pueblos en Arte.

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Mayo 18

comentar:

blog comments powered by Disqus

 

Agolpedeefecto.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario de comentarios estarán ubicados en los servidores de DISQUS (proveedor de sistema de comentarios) a través de su empresa Disqus, Inc., ubicada en EEUU. DISQUS está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es únicamente para gestionar los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al rellenar el formulario de comentarios y sus casillas de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad y términos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos poniéndose en contacto con nosotros en agolpe@agolpedeefecto.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad y términos consulte el enlace de este sitio web.