teatro

información:

(EN ROJO INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO):

Adaptación del libro Sangre en el diván: El extraordinario caso del Dr. Chirinos, escrito por la periodista Ibéyise Pacheco, en el que cuenta la vida del polémico psiquiatra Edmundo Chirinos, quién fuera hallado culpable del asesinato de la joven Roxana Vargas, uno de los casos policiales más sonados de los últimos tiempos que sacudió la opinión pública venezolana.

El monólogo, adaptado, protagonizado y dirigido por el primer actor Héctor Manrique, se centra en el capítulo del libro titulado “El Delirio” en el que Chirinos, quien fuera rector de la Universidad Central de Venezuela, candidato a la Presidencia de la República, diputado a la Asamblea Constituyente, médico psiquiatra de tres Presidentes de la República, Hugo Chávez, Rafael Caldera y Jaime Lusinchi, delira e intenta reconstruir la historia desde su perversa psiquis, relatando su vida y colocándose como protagonista de eventos transcendentales en los últimos 60 años del país. También muestra su actitud errática frente al asesinato de la joven Roxana Vargas, estudiante de periodismo de la Universidad Católica Santa Rosa, encontrada sin vida en la urbanización Parque Caiza, crimen por el que fue procesado el psiquiatra.

Para Sangre en el diván: El extraordinario caso del Dr. Chirinos Ibéyise Pacheco tuvo la oportunidad de entrevistar en numerosas ocasiones a los implicados y relacionados con el caso, y en especial al doctor Chirinos, quien fue sentenciado a 20 años de prisión. Con todos esos testimonios y a partir de un profundo trabajo de investigación reconstruyó los trágicos hechos y perfiló la enigmática personalidad de Chirinos, un narcisista, mitómano y megalómano, poseedor de una retorcida brillantez y un ego enfermizo.

comentario:

SANGRE EN EL DIVÁN es un monólogo, protagonizado y dirigido por Héctor Manrique. Una propuesta creada a través de la adaptación del libro ‘Sangre en el diván: El extraordinario caso del Dr. Chirinos’, escrito por la periodista y escritora venezolana especializada en periodismo de investigación: Ibéyise Pacheco en 2011, después de largas horas de entrevistas con Edmundo Chirinos. Concretamente la propuesta se centra en el capítulo final del libro llamado ‘Delirio’, durante la reclusión del famoso psiquiatra en su domicilio, al ser condenado por el asesinato en 2008 de Roxana Vargas, una joven de 19 años paciente del doctor.

Después de su estreno en 2014 y su posterior gira, la propuesta llega ahora a la escena teatral madrileña, protagonizada por el propio Héctor Manrique en el papel del Dr. Chirinos. Un peculiar personaje que narrando toda ‘su historia’ en primera persona, nos transportará a través de su naturaleza y de su propia visión de la historia reciente de Venezuela. El Dr. Chirinos, personaje importante y representativo en su momento, psiquiatra, académico y político, candidato en las elecciones presidenciales de Venezuela de 1988, etc., cuyos delirios de grandeza le llevaron, como a tantos otros, a sentirse absolutamente impune ante cualquier acción.

El comienzo de la propuesta es algo frío, aunque necesario sobre todo para el público español, conocedor del caso del Dr. Chirinos, pero no tan informado sobre el proceso llevado a cabo en Venezuela. Para ello, la propuesta comienza con una breve explicación donde queda claro, que se basa en las palabras que el propio medico declaró a la periodista Ibéyise Pacheco.

Pero, para comprender plenamente la propuesta hay que entender primero al personaje, un hombre lleno de luces y sombras, capaz de llegar a ser un profesional reconocido dentro y fuera de sus fronteras, alcanzando puestos de altísima responsabilidad y nivel, considerado un psiquiatra respetable, etc., y manteniendo al mismo tiempo un carácter narcisista, egocéntrico, patológico, etc. que le dio a conocer, no solamente por el asesinato de la joven Roxana Vargas, sino también por los abusos sistemáticos contra mujeres que llevaba a cabo en su propia clínica.

El Dr. Chirinos, como personaje posee unas características físicas y de personalidad inconfundibles, su forma de comunicarse, sus gestos, sus movimientos, la afectación de su voz, su mirada y su expresión tan personal, etc. Estas características que definen al personaje contribuyen a enfrentarse a todo un reto interpretativo del que Héctor Manrique sale airoso, ya que es capaz de convencernos con su interpretación y dibujar un hilo finísimo que separa la imagen mental que poseemos del personaje real de la que vemos en escena.

Héctor Manrique aparece en escena dando vida a un Dr. Chirinos semidesnudo en un diván, en una estancia aséptica que, bien podría ser su consulta o un lugar en el que se encuentra confinado (aunque sabemos que es su domicilio), tembloroso y aparentemente desvalido, su imagen se construye a través de una cierta fragilidad que se atenúa con la convicción de sus palabras y la excentricidad de sus movimientos y acciones. Pero, a medida que pasa el tiempo, Chirinos (Héctor Manrique) poco a poco se va vistiendo y con este acto, reivindica su estatus de figura pública, su reconocido médico y sus devaneos en los círculos de poder. Habla, habla mucho y sobre muchos temas, política, poder, dinero, psiquiatría, el cerebro, las mujeres y de su relación con ellas, etc., en un alarde, que se mueve entre la grandilocuencia y la locura, y donde es importante el repaso del pasado más o menos reciente de Venezuela desde su particular visión y su egocentrismo.

Pues es, en este estado egocentrista y narcisista, donde él es siempre el protagonista y artífice de todos los acontecimientos importantes de la época,  y así, entre un relato que se mueve entre lo documental y lo psicótico, intenta finalmente justificar y exonerarse de la acusación del asesinato de Roxana Vargas, eso sí, desde su mente enferma y sus delirios narcisistas y machistas. Momento en el que, comienza a despojarse de sus ropas y a convertirse de nuevo en ese hombre postrado en el diván, cerrando el círculo de la propuesta.

La propuesta, se caracteriza además de por la historia de este respetado psiquiatra convertido en asesino, por la interpretación de Héctor Manrique que es capaz de hacer suyo el personaje, desdibujando el límite de la caracterización y realizando un trabajo interpretativo, expresivo y corporal digno de alabar, por el que además, ha sido merecedor de diversos premios.

La propuesta, aunque centrada en un suceso local, tiene carácter universal y el firme propósito de poner el foco en la necesidad de vigilar comportamientos poco claros, estar alerta frente a los abuso de poder, la manipulación física y/o psicológica, los abusos sexuales, etc., y sobre tener siempre la voluntad, no solamente de mirar, sino de realmente ver más allá de lo aparentemente obvio, para que no sucedan y/o no se vuelvan a repetir situaciones como estas.

 

ficha:

Monólogo adaptado, protagonizado y dirigido por Héctor Manrique.
Doctor Chirinos: Héctor Manrique
Asistente de Dirección: Angélica Arteaga
Asistente de Escena: Lissy García
Realización de escenografía: Ramón Pérez Pina
Diseño Gráfico: Manuel González Ruiz
Maquillaje: José Antonio Freitas Silva
Musicalización: Pedro Borgo
Iluminación: José Jiménez
Vestuario: Eva Ivanyi
Escenografía: Héctor Manrique
Producción: Héctor Manrique.
Dirección: Héctor Manrique – Pedro Borgo
Fotografía de portada cedida por Smedia.
Premios AVENCRIT, Isaac Chocrón y “Universo del espectáculo” al mejor actor
.

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Noviembre 18

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:



comentar:

blog comments powered by Disqus

 

Agolpedeefecto.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario de comentarios estarán ubicados en los servidores de DISQUS (proveedor de sistema de comentarios) a través de su empresa Disqus, Inc., ubicada en EEUU. DISQUS está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es únicamente para gestionar los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al rellenar el formulario de comentarios y sus casillas de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad y términos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos poniéndose en contacto con nosotros en agolpe@agolpedeefecto.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad y términos consulte el enlace de este sitio web.