teatro

información:

Una costurera está a punto de terminar su último encargo: un vestido azul de mar. La persona que se lo encargó presencia estos últimos retoques. Entre puntada y puntada, la costurera rememora su vida, la evoca, la vuelve a vivir. Recuerdos de poesía, de amor y de días de sufrimiento. Una pasión histórica que murió en la cárcel, un padre fusilado en la guerra, una garganta que encierra secretos. Esa costurera se llama Josefina Manresa y, su amor, Miguel Hernández. ¿Quién espera el vestido?.

Los días de la nieve no existiría sin Josefina Manresa, viuda de Miguel Hernández. El sustrato principal de este texto son efectivamente sus memorias y también su correspondencia con Miguel y la poesía del poeta oriolano. Y, sin embargo, no he pretendido reconstruir su vida ni convertirla en relato, sino –gracias a la capacidad que tiene el teatro y la ficción de suspender la muerte- atender al misterio de su existencia, convertirla en nuestra contemporánea y a nosotros en sus contemporáneos. Que, durante la representación, Josefina sea presente, que podamos reconocernos en ella y también ella en nosotros. Durante la escritura descubrí la sencilla fuerza de una superviviente de las peores tristezas, que aprendió a amar en las palabras y por las palabras. De su mano, me he acercado también a mi madre, a mis abuelas, y a todas las mujeres que atravesaron, con una fortaleza infinita, los años oscuros de nuestra historia reciente. Con dignidad, con luz, con esperanza aún en los días de la nieve. A todas ellas y, especialmente a mi madre (también andaluza de Jaén) está dedicada esta obra. Alberto Conejero.

(EN ROSA INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO).

comentario:

‘LOS DÍAS DE LA NIEVE’, obra del poeta y dramaturgo Alberto Conejero, se estrenó por primera vez en 2017, con motivo del 75º aniversario de la muerte de Miguel Hernández, se presenta como una propuesta creada a partir de las memorias de Josefina Manresa, la viuda de Miguel Hernández, utilizando además su correspondencia mutua y la poesía de Miguel Hernández. Alberto Conejero nos tiene acostumbrad@s a textos que navegan y se sumergen en las emociones, en sentimientos profundos, de construcción clásica y con una poética, a mi modo de ver, casi ‘Lorquiana’, y con este texto, Alberto Conejero sigue en su afán de explorar el pasado como pilar fundamental de lo que somos en nuestro presente, y tal como sucediera en ‘La piedra oscura’, ‘UshuaiaTroyanas’, etc., realiza esta exploración a través de personajes con parte activa en la acción, pero a las que no se les permitió, en su momento, tener su propia voz.

Alberto Conejero construye a una mujer fuerte, con personalidad, pero con serenidad y aplomo, una mujer valiente golpeada por la vida, pero no vencida, en un relato cuya poética musicalidad es muy bien aprovechada por Chema del Barco como director de la propuesta, con Juan Vinuesa como ayudante de dirección. Ambos demuestran formar un equipo sólido y compacto, con una amplia experiencia teatral tanto en la interpretación como en la dirección, etc., son capaces de dar con el tono justo de la propuesta, ese tono que nos traslada a tiempos pasados, oscuros y dolorosos, pero sin regodearse en el dolor ni en el revanchismo, ni en tomar partido por bandos, momentos, etc., lo que otorga el protagonismo absoluto a Josefina Manresa, testigo y parte de una época, que nos cuenta su historia desde el sosiego que otorga el paso del tiempo, la poesía y el amor.

Con escenografía e iluminación de Manuel Ramos, se nos presenta una puesta en escena aparentemente muy sencilla, ya que la fuerza la propuesta se sustenta en el texto y en el trabajo interpretativo de Rosario Pardo, aunque hay algunos puntos a resaltar, que creo ayudan a encuadrar la conseguida naturalidad y cotidianidad de este entorno. En primer lugar, el espacio escénico que representa un taller de costura, se ha dividido en cuatro partes en las que se desarrolla la acción, una a la izquierda del espacio escénico (desde el patio de butacas) donde se encuentra la máquina de coser (la emblemática Singer) en su propio mueble, una silla y la mesa de trabajo de la costurera; en la parte central del espacio escénico, se encuentra el vestido azul mar en el maniquí (un personaje en sí mismo, por el simbolismo que transmite, el vestuario ha sido diseñado por Pier Paolo Álvaro), detrás del vestido, una estantería llena de madejas de hilo de múltiples colores y detalles de un taller de costura; una tercera parte a la derecha del espacio escénico, donde se encuentra el baúl con la correspondencia que Josefina y Miguel Hernández  mantenían; y un cuarto espacio delantero (proscenio) donde se realiza un dialogo más directo. Todos estos espacios, repletos de detalles, se unifican con la uniformidad del suelo que recrea un suelo cerámico de baldosas hidráulicas tan común en nuestro país antes de los años 60 y que tan de moda esta en este momento. La razón por la que diferencio estos espacios es que, cada uno de ellos, tiene sus propias connotaciones en la acción, distinguiendo un espacio de conversión interpersonal, otro interior, otro con el pasado, etc., de forma que poseen un código dialectico propio y muy significado.

Otro factor que ayuda a dar viveza e importancia a cada uno de esos ambientes dentro del espacio escénico es el acertado uso de la iluminación. Una iluminación que proporciona la luz necesaria para que veamos la acción, pero manteniendo un ambiente general de oscuridad, una penumbra y una luz que, al igual que el propio relato, se alimenta del contraste entre la luz y la oscuridad, la vida y la muerte, la verdad y la mentira, el negro y el color, etc. para ello se utiliza una iluminación igualmente separada por zonas y con diversos efectos (barrido, recorte, etc.) que, en este caso, sirven para resaltar momentos donde la palabra, los detalles y los gestos mantienen el peso de la acción.

Nuestra protagonista Josefina Manresa, es una costurera, mujer, esposa, madre y musa del poeta, está marcada por el luto prematuro por la pérdida de padre, esposo e hijo. En el momento presente, se encuentra dando los últimos retoques a un vestido azul mar, probablemente el mejor que ha cosido en su vida, es para una joven y enigmática clienta que se encuentra presente en la estancia (aunque no la veamos), y mientras va terminando el vestido, el tiempo se hace cada vez más lento, hasta que queda inmóvil entre puntadas, recuerdos, anécdotas, dolor, cartas y poesía.

La Josefina Manresa que se presenta en escena, es una mujer sencilla y muy natural, es un personaje cotidiano y reconocible, despojado de toda vanidad, falsedad y rencor, pero llena de la fuerza de quien ama por encima de la adversidad, de quien ha hecho del dolor su amigo y de la dignidad su bandera, demostrando su amor por el trabajo, la familia (presente y ausente), las palabras y la poesía (aunque no siempre la entienda). Rosario Pardo da vida a Josefina Manresa, en una interpretación tan autentica como honesta, la clave de la propuesta es el tono de autenticidad de las palabras y las acciones y Rosario Pardo asume ese papel de mujer olvidada de forma sencilla, reivindicando su espacio, aunque sea pequeño y confinado en un taller de costura, un taller que es, en realidad su reino, el guardián de sus recuerdos, el testigo mudo que habla a través de las artesanales creaciones de Josefina. Así, Rosario Pardo con la acertada dirección de Chema del Barco, es capaz de recrear un personaje creíble dotado de fuerza y dignidad de aquell@s que luchan activamente contra la adversidad, pasada y presente.

‘LOS DÍAS DE LA NIEVE’ es una propuesta delicada y cuidada, como esos guisos tradiciones que se cocinan durante horas y horas a fuego lento y con mucho amor, exige del espectador la calma y el sosiego necesarios para escuchar y ser partícipe de una historia que contiene partes de nuestro pasado y de nuestro presente. Un pasado, que sigue latente en la profunda mirada de muchas mujeres que son guardianas de testimonios silenciosos y silenciados de una época que debe resistirse al olvido.

 

ficha:

ROSARIO PARDO es Josefina Manresa
Autor: ALBERTO CONEJERO
Director: CHEMA DEL BARCO
Ayudante de Dirección: JUAN VINUESA
Diseño Vestuario: PIER PAOLO ÁLVARO
Escenografía e Iluminación: MANUEL RAMOS
Diseño gráfico y Fotografía: JAVIER MANTRANA
Producción Audiovisual: JK un sinvivir
Comunicación: Carolina Pérez
Distribución: Clara Pérez – 619189284
www.losdiasdelanieve.com

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Abril 18

comentar:

blog comments powered by Disqus

 

Agolpedeefecto.com te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario de comentarios estarán ubicados en los servidores de DISQUS (proveedor de sistema de comentarios) a través de su empresa Disqus, Inc., ubicada en EEUU. DISQUS está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es únicamente para gestionar los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al rellenar el formulario de comentarios y sus casillas de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad y términos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos poniéndose en contacto con nosotros en agolpe@agolpedeefecto.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad y términos consulte el enlace de este sitio web.