teatro

información:

Amor Fati o cómo llegué a operarme de glaucoma aborda la aventura de una adolescente que recorre los rincones de su historia para llegar a entender por qué padece una enfermedad considerada la segunda causa de ceguera en el mundo. A través de la voz de una niña casi adulta, este viaje se conforma con la presentación de un trabajo escolar enciclopédico donde explica el relato de su familia a partir del recuerdo o del recuerdo de recuerdos.

De ese peculiar mundo contado al detalle forman parte el fenómeno de las emigraciones dentro de España, el retorno de la democracia, un padre que se parece a Camilo Sesto, la gentrificación, Julio Iglesias, abuelos que lloran en silencio y abuelos que lloran berreando, Puig Antich, la suprasexualidad, la comida como unión y Los Chunguitos en una lluvia de colirios.

(EN ROSA INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO).

comentario:

'AMOR FATI O CÓMO LLEGUÉ A OPERARME DE GLAUCOMA' es el primer texto propio que Yaiza Ramos Jiménez lleva a escena, un texto que resultó ganador del III Certamen de Textos Breves Teatrales ‘Francisco Nieva’ de 2017 y que ahora, estrena encargándose también de la dirección. Yaiza Ramos pone en escena a una protagonista y narradora de una historia que intenta transformar un drama en una reflexión vital, manteniendo un todo momento un tono de irónica comedia negra.

Yaiza Ramos nos presenta una propuesta valiente con un elaborado trabajo de dirección que deja claro, que además de su formación, ha sabido sacar partido a lo aprendido en su faceta como actriz y en sus diversos trabajos dentro de la producción teatral, tanto como Ayudante de dirección en ‘Don Gil de las calzas verdes’ de Alberto Gálvez en los Teatros Luchana (2017), Ayudante de dirección en "Sólo con tu amor no es suficiente" de Iñigo Guardamino en Nave 73 (2015-2017) o como Ayudante de dirección de Marta Buchaca en "Las niñas no deberían jugar al futbol" (2013-2014) – Teatros del Canal, entre otros trabajos.

Ahora, nos presenta un texto y una puesta en escena muy personal, que se pudo ver por primera vez en Madrid en la sala DT espacio escénico a finales de 2017 y que ahora vuelve a la cartelera teatral para mostrarnos esta incansable reflexión existencial.

Estamos ante una farsa repleta de humor negro, cínica e  ironía, que sigue a la perfección la hoja de ruta de una propuesta off. Si pudiéramos hacer un listados de los ingrediente imprescindibles en una obra de teatro off, tendríamos la mayoría de ellos en esta propuesta, ya que experimenta con las formas de expresión y lo demuestra intercalando diálogos profundos con otros más superficiales, utilizando cambios de ritmo, la ruptura de la cuarta pared, surrealismo frente al realismo absoluto, uso del simbolismo (apoyado en elementos como el bocadillo de calamares y las porras), actores dando vida a diversos personajes en la misma escena, la disposición de los actores mezclados con el público, el juego metateatral, etc. Sin embargo, todo ello se utiliza con un código propio y muy personal, donde la autora nos expone un doble planteamiento en el que encontramos una farsa existencial frente a un análisis más filosófico. Un planteamiento que además, enfrenta dos ideas, por un lado, la propia existencia de la protagonista y por otro, la carga que tiene su herencia genética sobre su existencia, tanto en su pasado, presente y futuro así como la arbitrariedad que supone que ella sea la portadora de una genética ‘defectuosa’ que la conviertan en trasmisora / receptora de una enfermedad hereditaria.

En primer término, tenemos la propia historia, la parte que explora la comedia (la farsa existencial) donde una adolescente preparando la presentación de un trabajo de estudios, analiza la arbitrariedad de poseer unos genes causantes del glaucoma que padece y la fatalidad de esta circunstancia, valiéndose de su propia persona como narradora, de la aportación de su madre cordobesa y su padre gallego que al estar separados, no quieren aparecer juntos en escena, por lo que nuestra protagonista tendrá que contratar a una actriz comodín Brigitte, realizando así, un recorrido por las circunstancias que llevaron a sus padres a conocerse y a continuar con la construcción de la cadena de eslabones geneticamente ‘recesivos’, al tiempo que se realiza un repaso familiar y social de nuestra historia más reciente, acompañada por la banda sonora de la música punki, Julio Iglesias, Los Chunguitos, Camilo Sesto, etc.

En segundo término, la propuesta propone (o al menos a mí me lo parece) un análisis más filosófico, mediante un enfrentamiento entre el humanismo existencialista de Jean-Paul Sartre, con la premisa de que ‘la existencia precede a la esencia’ (es decir, que son nuestros actos los que determinan quiénes somos y no nuestra naturaleza), frente a una postura más evolutiva, que da a entender que nuestra vida (o gran parte de ella) está gobernada por nuestra genética. Esta visión evolutiva, estaría más cercana a las afirmaciones de, por ejemplo, el psicólogo y biólogo evolutivo David P. Barash, que defiende la idea de que conocer nuestra genética puede ayudarnos a dirigir nuestras vidas, y a plantar cara a la genética, así Yaiza Ramos se reafirma como rebelde creativa, y sobre la base de este existencialismo evolutivo fomenta la desobediencia hacia un destino marcado por sus propios genes.

Y en esta desobediencia, la rebeldía de Yaiza Ramos queda patente desde el primer momento de la propuesta, bajando entre el público a través del patio de butacas y planteando un texto que usa de forma recurrente todo tipo de silogismos, en una exhaustivo análisis de premisas que se van sucediendo progresivamente.

El espacio escénico se plantea como espacio flexible que se va transformando según la acción, casi sin elementos escenográficos, es el suelo cubierto de envases de colirios el que nos sitúa, en todo momento, en la normalización de la enfermedad y en la necesidad de incorporar la medicación como modo de vida habitual cuando se sufre una enfermedad crónica.

Cristina Bertol, Montse Gabriel, Horten Soler y Josep Maria Riera, forman el elenco de esta particular propuesta. Tod@s ell@s realizan un trabajo interpretativo efectivo, en una propuesta donde el trabajo en equipo es muy importante, tanto por la coordinación como por la sincronización, pero que también deja espacio para momentos de lucimiento individual donde resaltan la fuerza de algunos personajes de breve existencia, pero con mucha fuerza dramática como el padre, abuelo, etc. de la protagonista, y el propio personajes de esta. Naturalidad, sentido del humor, cinismo, ironía y mucho desparpajo despliega este elenco en escena y se ayudan de la escenografía y el vestuario de Nacho Nava, la ayudantía de dirección, diseño técnico y vídeos de Nacho Rodríguez, la coreografía de Inés López Carrasco y Elena Lara-Cortés como ayudante de producción y técnica de luces.

Estamos ante una propuesta muy personal, irónica y valiente que nos propone trasformar la espada de Damocles que constantemente está situada sobre nuestras cabezas, como amenaza persistente de un peligro, en este caso por la herencia genética, en un viaje hacia la aceptación de nuestro propio destino.

Una propuesta de las que generan curiosidad e interés por seguir la trayectoria y los futuros trabajos de una dramaturga y directora que ha conseguido plantear con elementos aparentemente muy sencillos, reflexiones de variadas lecturas.

 

ficha:

TEXTO Y DIRECCIÓN  Yaiza Ramos

INTÉRPRETES Cristina Bertol (Punk-rock, PLAYOFF), Montse Gabriel (El techo de cristal), Horten Soler (La Hora Chanante, Muchachada Nui) y Josep Maria Riera (8 apellidos catalanes, José Mota presenta…)

ESCENOGRAFÍA, VESTUARIO Y DISEÑO GRÁFICO  Nacho Nava

AYUDANTÍA DE DIRECCIÓN, DISEÑO TÉCNICO Y VÍDEOS PROMOCIONALES Nacho Rodríguez

COREOGRAFÍA  Inés López Carrasco

AYUDANTE DE PRODUCCIÓN Y TÉCNICA DE LUCES Elena Lara-Cortés

PRENSA, COMUNICACIÓN Y REDES  Hugo Álvarez Domínguez

 

 

autor/a

img

ESTRELLA SAVIRÓN (alias Agolpedeefecto).

 

Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión veraz de la cultura. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.

 


 

fecha:

Abril 18

comentar:

blog comments powered by Disqus