INDEX
  --->  ARTES ESCENICAS  --->  CRITICAS
puntuación aquí
teatro
TEBAS LAND.

(EN ROSA INFORMACIÓN FACILITADA POR LA COMPAÑÍA / TEATRO):

Tomando como tema central la figura del parricidio, el dramaturgo franco-uruguayo Sergio Blanco escribe esta obra de teatro inspirada en el legendario mito de Edipo, en la vida del santo europeo del siglo IV San Martín y en un expediente jurídico en el que se narra el juicio de un joven parricida. Se estrena por fin en nuestro país el multipremiado texto de Blanco dirigido por Natalia Menéndez y protagonizado por Israel Elejalde y Pablo Espinosa.

A partir entonces de los distintos encuentros que mantienen en una cancha de básquetbol de una prisión, este joven parricida y un dramaturgo que busca poder escribir la historia de dicho parricidio, Tebas Land irá poco a poco preocupándose no tanto de la reconstrucción del crimen, sino de la representación escénica de los encuentros entre ambos personajes. De este modo, la pregunta inicial que abre la pieza: “¿cómo es posible matar a alguien?”, será reemplazada por la pregunta final: “¿cómo es posible representar a alguien?” Tebas Land se aleja así de la dimensión ética del parricidio para concentrarse en las posibilidades estéticas de su representación y poder finalmente ofrecernos una bella tesis sobre el acontecer teatral.

Escrita en 2012 y diseñada especialmente para el Teatro San Martín de Buenos Aires, Tebas Land revisita una serie de textos clásicos que abordan el tema del parricidio –Edipo Rey de Sófocles, Los hermanos Karamazov de Dostoievski, Un parricida de Maupassant y Dostoievski y el parricidio de Sigmund Freud–, no con el propósito de rendirles un hueco homenaje literario sino con el de plantear un verdadero desafío de parricidio escénico.

COMENTARIO:

TEBAS LAND, obra del dramaturgo franco-uruguayo Sergio Blanco, llega a la escena madrileña bajo la dirección de Natalia Menéndez, presentándonos una propuesta que, desde su comienzo, entra en el juego de desenvolver capas de prejuicios, mitos y falsas evidencias, para conducir al espectador hacia la duda y el razonamiento crítico.

La obra tiene como punto de partida los encuentros en el patio de la cárcel (en la cancha de baloncesto) entre un joven parricida y un dramaturgo que quiere llevar a escena su historia. A través de sucesivos encuentros ambos, autor y condenado, cambiarán impresiones para llegar a conocer, no el asesinado en sí (que ya se encuentra explicado en las diligencias policiales), sino el descubrimiento de lo que hay en el fondo de las motivaciones de un parricida, cuales son los detonantes que conducen a esa acción y así, encaminar al espectador hacia un cambio de perspectiva, que comienza desde un análisis objetivo del parricidio (la propia acción de quitar la vida al padre), tanto desde el punto de vista social, ético y moral, hasta llegar a la idea de, cómo es posible llevar a escena a una persona dibujando todas sus dimensiones, aristas y peculiaridades, más allá de la simplificada, preestablecida e injusta y poco representativa imagen de este asesino, aportando además a esta acción diversos análisis paralelos sobre el sentido, la estructura, la construcción y la forma de la representación teatral, en una compleja y completa (por todas sus vertientes) exploración metateatral.

Pero, en esta trama existe otro protagonista, el actor que dará vida al parricida en escena, una tercera persona que también entra en el juego, ahora a tres bandas, de cuestionarse las motivaciones, emociones y razonamientos tanto sociales como personales de quien acaba con la vida del padre. Así, surgirá una conexión entre ellos, que trasciende al planteamiento puramente teatral para adentrase en un proceso más emocional, didáctico, psicológico y casi sanador entre el autor, el parricida y el actor.

Pero, si llegados a este punto, el contenido de la propuesta no te ha parecido lo suficientemente interesante, hay todavía más puntos de reflexión:  Además de la historia ‘principal’, la propuesta se alimenta y encuentra diversos puntos de conexión y desconexión con otras obras de referencia como: El mito de Edipo, Los hermanos Karamázov de Dostoievski, Dostoievski y el parricidio de Sigmund Freud (recordando al símil de las personalidades de Dostoievski: el poeta, el neurótico, el moralista y el pecador), etc.  Englobando y envolviendo todo ello, en una especial percepción del espacio y de sus límites, tantos físicos como mentales, y todo ello basado no solo en la estructura de los diálogos, también en la escenografía donde se desarrolla la acción, el interior y el perímetro de una cancha de baloncesto que ocupa todo el espacio escénico (escenografía y vestuario diseñados por Alfonso Barajas), a modo de jaula donde todo lo que desarrolla en el interior de la misma, está siendo vigilado (como a través de una ventana indiscreta) por espectadores, cámaras de seguridad, guardias, etc. Un lugar aparentemente libre y solitario dentro de un espacio de confinamiento altamente restrictivo y vigilado, un contraste que permite el juego con los opuestos.

En esta propuesta no toda la fuerza radica en lo que vemos, lo obvio, sino en lo no visible, aquello que se basa en lo emocional, que se deja a la imaginación y al peso de las maletas emocionales y educaciones de cada un@, dejando un espacio a rellenar por cada un@ de nosotr@s entre lo que sucedió en realidad, lo que se cuenta, lo que se esconde, lo que se imagina, etc. (de nuevo el juego con los opuestos, en el contraste entre la verdad y la mentira, la realidad y la ficción...). Llegar a este planeamiento puede agradar más o menos pero denota una gran inteligencia por parte del autor, y se demuestra tanto en el propio texto como en su estructura, característica que es aprovechada acertadamente por la dirección.

El protagonismo de la obra se reparte entre tres personajes, los tres tienen mucho peso en esta propuesta, ya que cada uno de ellos es una pieza fundamental dentro de esta partida de ajedrez. Por un lado, está el dramaturgo que quiere llevar a escena la historia del parricida interpretado por Israel Elejalde; el propio parricida Martín Santos que se encuentra en prisión; y el actor que va a dar vida en escena al parricida. Ambos, parricida y actor, son interpretados por Pablo Espinosa que asombra y deslumbra con una interpretación llena de frescura, solidez y amplitud de matices, demostrando que a pesar de su juventud no tiene nada que envidiar a actores consagrados como Israel Elejalde. Las interpretaciones se completan y se complementan con las videoescenas creadas por Álvaro Luna y Bruno Praena que proyectan sobre el fondo del espacio escénico lo que sucede en las propias escenas desde diferentes ángulos. De nuevo, manteniendo ese constante juego metateatral de toda la propuesta, y que se ayuda de los audiovisuales de Salvador Moreno-Manuel Paños, la excelente iluminación de Juan Gómez Cornejo y el espacio sonoro de Luis Delgado.

Una propuesta interesante, inteligente y ágil, con una línea argumental principal (la construcción de una obra teatral a partir de las entrevistas mantenidas en la cárcel) sobre la que se desarrollan de forma solapada, la propia representación y un duelo interpretativo y emocional entre tres personajes que necesitan encontrar (y encuentran) un espacio de conexión común basado en la comunicación, la comprensión, la empatía, la ternura y cierto grado de amistad. A la vez que, el propio texto de la obra, la escenografía, etc., esconden metáforas y puntos de reflexión que van más allá de lo obvio y se alimentan de la imaginación y del subconsciente de quien presencia la obra.

FICHA:

Autor: Sergio Blanco
Dirección: Natalia Menéndez
Dirección de producción: Marisa Lahoz
Audiovisual: Salvador Moreno-Manuel Paños
Iluminación: Juan Gómez Cornejo
Escenografía y vestuario: Alfonso Barajas
Videoescena: Álvaro Luna y Bruno Praena
Espacio sonoro: Luis Delgado
Fotografía: Vanessa Rábade
Diseño gráfico: Patricia Portela

Intérpretes: Israel Elejalde y Pablo Espinosa

Una coproducción de: Compañía Salvador Collado y El Pavón Teatro Kamikaze con la colaboración de la Comunidad de Madrid.

 

POR:
ESTRELLA SAVIRÓN (alias A golpe de efecto).
Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión de la cultura de una forma veraz e independiente. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.
FOTOS: No
FECHA: Dic 17
SI TE GUSTAN NUESTRAS PUBLICACIONES:
suscripcion

blog comments powered by Disqus

 

TEBAS LAND.

DONDE: Pavón Teatro Kamikaze
Calle de Embajadores, 9, 28012 Madrid.

CUANDO: 22 Nov 2017 – 7 Ene 2018

 

Viajes en Atrapalo
 
CARPETANIA MADRID
 
publicidad
 

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD