INDEX
  --->  ARTES ESCENICAS  --->  CRITICAS
puntuación aquí
teatro
NUNCA DEBIMOS EMPEZAR POR AHÍ.

En Nunca debimos empezar por ahí no se cuenta una historia.
En Nunca debimos empezar por ahí se habla del pasado y del presente.
En Nunca debimos empezar por ahí se sugiere que algo debimos hacer mal cuando hemos llegado a esta ruina económica y humana.
En Nunca debimos empezar por ahí nos preguntamos ¿qué hubiera pasado si…?

En Nunca debimos empezar por ahí se habla del llanto, de las instituciones, de por qué seguimos haciendo teatro, del sistema, del despilfarro, de la impotencia ante lo que sucede, de la terrible sensación de que nos quitan todo y de que lo hacen porque lo consentimos, de los productos artísticos, de los jefes de todo esto, de las frases perdidas en viejos cuadernos, del concepto de casa, de construir, de destruir lo construido, de algunas cosas que nos sucedieron en el pasado y de que nunca debimos empezar por ahí…

Siempre tienes la necesidad de hacer algo. De que pase algo. De construir algo que sirva para algo. Siempre tienes algo que resolver. Algo que decir sobre algo. Construir. Alguna cosa que perviva. Para siempre. Te levantas cada día a ver que pasa. Reconstruyes cada día el mito de Sísifo. La acción repetida. La piedra que cae desde la cima de la montaña y tú detrás viéndola rodar, hasta que para. Y otra vez. Empujas la piedra hasta la cima. Y una y otra vez te niegas el silencio.

Te dije: es una pena estos chicos no han conocido los buenos tiempos, los tiempos en que parecía que todo era posible, pero he estado repasando en mi memoria y me doy cuenta, ahora, de que los tiempos no eran tan buenos, éramos nosotros, que mirábamos, que veíamos cosas que los demás no veían luego, tú por un lado, la realidad por otro las calles que se estrechan las calles que se angostan joder, joder que te dejas jirones de ti mismo y que te dices: sonríe chico en mi memoria, en mi memoria gestos enloquecidos, pasión y un sol abrasador se volvieron locos, locos de un sueño mezquino, aterrador y ahora qué nada nada que añadir tú ya me habías dicho que no llegaría a ningún sitio y puede que sea cierto pero no he parado hasta que la botella de vodka no quedaba vacía uno se impone deberes un estilo y yo me la bebo me la bebo hasta el final no hay sitios donde ir, lo importante es el camino terminar lo que empiezas y no joder a los demás.

Comentario:

Estamos ante una obra que huye del formato lineal y nos presenta diferentes fragmentos de la existencia humana que nos recuerda nuestro inmovilismo, nuestra capacidad de hacer del dolor algo cotidiano, así como esa necesidad de cuestionar las cosas.

Elisa siempre llora en el restaurante ruso.
No sabemos si llora en todos los restaurantes rusos.
Pero en el restaurante ruso que está en la Plaza de la Paja siempre lo hace.
No sabemos. Y es que las personas vamos siempre cargadas con nuestro llanto allí donde estemos
.

Es difícil mirar a alguien que llora sin hacerlo tú también. Nos dicen, pero enseguida nos damos cuenta de que estamos tan acostumbrados a ver llorar que ya no nos afecta. Y así, partiendo de diferentes fragmentos intentan sacudirnos, desde los problemas más cotidianos, los que vivimos y sufrimos día a día, sin necesidad de mirar otros espejos ni otros continentes.

Cinco actores dan voz a cinco personas, cada una de ellas es el reflejo de un ciudadano, de un anhelo, de un temor, de una obsesión, de una denuncia, de una injusticia, de un sueño…….. Reflexiones sobre el momento que vivimos, sobre cómo fue nuestro pasado y como será nuestro futuro, siendo víctimas o tal vez culpables.

Teatro social, reivindicativo e intenso, que mezcla la palabra directa con la poesía y el simbolismo. Muestra de una realidad social que reflexiona sobre el pasado, el presente y el futuro, analizando la posibilidad de que, tal vez, hubo un momento en que equivocamos el camino…

Finalmente, estos cinco actores, como cinco personas normales y corrientes y como componentes de la compañía Cambaleo, con ya 30 años de trayectoria siempre caracterizada por su teatro social, repasan y sopesan la carga que han llevado y llevan sobre sus espaldas y sus vidas en general. Mucho tiempo luchando que ha producido cansancio, sensación de dar cabezazos contra las paredes, etc., pero siguen presentes, luchando contra la desgana, la apatía, la depresión, etc.

Pero a pesar de todo y de todos, lo importante es seguir adelante y levantarse cada vez que se cae, y puesto que caer, caer y caer parece inevitable, lo mejor es levantarse, mientras queden fuerzas para ello.

Muchas reflexiones que estos cinco actores nos proponen de forma honesta, sin vestuarios elaborados, sin decorados, solo con la palabra que se desliza entre diálogos cotidianos y otros más poéticos, pero todos ellos con el objetivo de la reflexión.

FICHA ARTÍSTICA:

Intérpretes: Eva Blanco, Antonio Sarrió, Julio C. García, Begoña Crespo, Carlos Sarrió
Técnico: Francisco Ruiz
Diseño gráfico, vídeo en escena y fotografía: David Ruiz
Escenografía y vestuario: Pablo Almeida y Gonzalo Buznego
Texto y Dirección: Carlos Sarrió
Con la colaboración especial de Elisa Gálvez

 

POR:
ESTRELLA SAVIRÓN (alias A golpe de efecto).
Hago crítica teatral, pero sobre todo amo el teatro, e intento lograr la difusión de la cultura de una forma veraz e independiente. He colaborado en varios medios en España y fuera de nuestras fronteras y en programas de radio dedicados a las artes escénicas. En 2007 creé Agolpedeefecto.com, una revista digital que tenía como objetivo la difusión de la cultura, con amplitud de miras y aún sigo en el empeño.
FOTOS: No
FECHA: Enero 15

blog comments powered by Disqus

 

NUNCA DEBIMOS EMPEZAR POR AHÍ.

DONDE: MADFERIA 2015 - Madrid.

CUANDO:21 ENERO 2015.

 

Viajes en Atrapalo
 
CARPETANIA MADRID

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD