puntuación aquí
EL VENENO DEL TEATRO.
En los Teatros del Canal de Madrid hasta el 16 de diciembre. El veneno del teatro, un thriller en forma teatral que juega con la realidad y la ficción, a través de tan solo dos personajes, interpretados por Daniel Freire y Miguel Ángel Solá, y dirigida por Mario Gas.

El veneno del teatro no habla solo de la pasión por el mundo teatral, sino de la vida misma, y de la influencia que el arte ejerce sobre ella. La historia parte de un encuentro entre un hombre poderoso y un actor de fama para discurrir acerca de las dos teorías teatrales de la Ilustración, a saber, la identificación con el personaje o la exteriorización del mismo.

Sinopsis: París 178... Gabriel de Beaumont, un famoso actor, es invitado por el Marqués de un aristócrata famoso por sus aficiones extravagantes, a visitarlo en su palacio. Allí recibirá el encargo de interpretar una obra teatral sobre la muerte de Sócrates, escrita por el propio marqués. Pronto comprobará que todo es una trampa para someterlo a un cruel experimento sobre realidad y representación, en relación con el tema de la muerte.

Jugando con el equívoco en su título, El veneno del teatro no habla solo de la pasión por el mundo teatral, sino de la vida misma, y de la influencia que el arte tiene en ella y de ella. Mario Gas se embarca ahora en este texto de encierro entre dos actores y un conflicto, volviendo así a la esencia del teatro más purista. También la escenografía huye de grandes artificios y, si bien muestra un cierto realismo objetual, el decorado no es naturalista ni pretende describir detalladamente el lugar. El texto de Rodolf Sirera demuestra su actualidad al recuperar un debate que sigue vivo entre teóricos de la interpretación. La pieza se hace eco de las dos corrientes contrarias que en los siglos XVIII y XIX dividieron a los teóricos del teatro. Por una parte, había quien defendía la importancia de que el actor se identificara con el personaje, hasta el punto de que mezclara sus sentimientos personales con los de aquél al que interpretaba. Por otro lado, Diderot y sus seguidores, hablaban de la necesidad de separar el estado emocional del artista, de los personajes.

Con una puesta en escena simple pero suficiente Daniel Freire y Miguel Ángel Solá se enfrentan cara a cara en un duelo interpretativo donde muestran y demuestran su destreza como intérpretes.

Lo mejor de esta obra esta sin duda en las interpretaciones, con numerosos cambios de tono, actitud, etc. Daniel Freire realiza su personaje a la perfección y Miguel Ángel Solá, frío y peligroso en escena, es capaz de hacer grande y profundo cualquier personaje.

Ante el conflicto de actor-personaje, personaje-actor del texto original de la obra, Mario Gas nos presenta una obra en la que dicho conflicto ni se aclara, ni toma partido, solo nos presenta un juego, el juego que ejecuta una persona con todas las cartas en la mano y con una victima desvalida.

La ejecución de la obra esta sumergida en una atmosfera de frialdad y cierto oscuro distanciamiento que se refleja no solo en la puesta en escena, también en los propios personajes de la obra.

Autor: Rodolf Sirera /
Director: Mario Gas /
Intérpretes: Daniel Freire y Miguel Ángel Solá /
Luces: Juan Cornejo /
Escenografía: Paco Azorín /
Figurinista: Antonio Belart.

 

Por: Estrella Savirón.       Fecha de pase: Diciembre 12.
 

blog comments powered by Disqus

 

CARPETANIA MADRID

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD