HENDAYA. CUANDO ADOLFO ENCONTRÓ A PACO.
“Hendaya. Cuando Adolfo encontró a Paco”: El 23 de octubre de 1940 tuvo lugar en Hendaya el famoso encuentro entre Adolfo y Paco, es decir, Hitler y Franco. Siete horas de reunión que eran un misterio... Hasta hoy. Esta es la historia que nadie se atrevió a contar porque quizá nunca sucedió. Ribalta Producciones presenta esta comedia musical sobre el famoso encuentro histórico. Cuatro actores y un divertido texto sobre lo que pudo ser, lo que quizá fue y lo que realmente pasó cuando se encontraron dos de los mayores dictadores con bigote del siglo XX.

Pepe Macías (autor y director) inició su carrera como cómico en Paramount Comedy con el personaje Capitán Vallecas, con el que estuvo tres años de gira por España. Ha sido guionista de programas cómicos en Telecinco, TVE y Antena 3 Televisión. También fue guionista y colaborador de “Sé lo que hicisteis” en La Sexta. En teatro, ha dirigido varios montajes musicales en directo con la compañía sevillana Cuasiteatro.



Miguel Ángel Jiménez es licenciado por la Real Escuela Superior de Arte Dramático. En televisión, ha trabajado como episódico en series como “Hospital Central”, “El Comisario”, “Policías” o “Compañeros”, entre otras. En teatro, últimamente ha participado en los montajes “Presas” dirigido por Ernesto Caballero, “La Ardiente Oscuridad” dirigido por Mariano de Paco, “El Caballero de Olmedo” dirigido por Paco García Vicente y “Cien Puñados de Rosas” zarzuela dirigida por Paco Azorín. En los últimos tiempos se ha especializado en teatro musical. Actualmente ensaya bajo las órdenes de Hernán Gené en el Centro Dramático Nacional.

Juan Carlos Mestre comienza su trabajo como actor en el aula universitaria de la Universidad de Alicante mientras estudia Arquitectura Técnica. Allí conoce a Juan Luis Mira, quien le ofrece sus primeros trabajos con la compañía Jácara en obras como “Cordemel” o “El Triciclo” de Fernando Arrabal con la que actúa en Cuba. “El Mercader de Venecia” o “El Lindo Don Diego” son algunas de las obras que interpreta antes de llegar a Madrid, donde lo hemos podido ver en los musicales “La Vuelta al Mundo de Willy Fog” o “Bob Esponja”. Ha formado parte de la famosa campaña de MTV para Internet “Amo a Laura” convirtiéndose en todo un fenómeno social. En televisión, ha participado en “Tarancón, el Quinto Mandamiento”, dirigida por Antonio Hernández y en series como “El Comisario” u “Hospital Central”, entre otras.



Luis Yagüe ha trabajado en series de éxito como “Arrayán” (Canal Sur) y programas de humor sobre el mundo del fútbol como “Crackovia” (Telemadrid). Además ha participado en más de una docena de series de televisión. Su último trabajo fue formar parte de un elenco de grandes actores que desinteresadamente representaron en el Teatro Español “La Venganza de Don Mendo”, en favor de La Casa del Actor. Actualmente es director y actor de “Los Hambrientos”, una de las primeras web-series en las que se fijó Antena 3 Televisión para emitirlas en su web.

Rafael Galán cuenta con una amplia trayectoria en el mundo de la interpretación que abarca tanto el teatro con montajes como "Otelo, el Moro" o "Cuento de Navidad", como la televisión donde protagonizó la serie "Plaza Alta" de Canal Sur y ha participado en series como "Hospital Central" o "Mediterráneo" y en cine con los largometrajes "Náufragos" o "Pegado a tu Almohada", entre otros. También es vocalista y letrista de la banda de rock Terminal 6 con la que está a punto de publicar su segundo disco.

En la cafetería del Hotel de Las Letras, como si de una reunión de amigos se tratase, tuvo lugar una rueda de prensa de lo más agradable para presentar la comedia musical HENDAYA. Con la presencia del autor y tres de los protagonistas, nos introdujeron la original idea de convertir el famoso encuentro entre Franco y Hitler en una obra teatral de lo más hilarante.

Juan Carlos Mestre interpreta al caudillo y asegura que fue una gran sorpresa para él que le ofrecieran semejante papel puesto que de entrada no existe ningún parecido físico. Le pareció todo un reto el tratar de imitar su voz y sus gestos. En realidad considera un regalo tener la oportunidad de interpretar a un personaje tan alejado de uno mismo. Empezó por un acercamiento formal y luego procedió a caricaturizarlo, aunque no hacía falta mucho para lograr esto.

Más allá de convicciones políticas, una espectadora que había sufrido mucho por causa del franquismo consiguió por primera vez en décadas reírse del régimen, lo cual es todo un logro. Entre el público joven no hay tanto miedo al tema aunque sí mucho ignorancia, muchos ni sabían que Franco y Hitler habían tenido un encuentro. En cambio en Valencia hubo que suprimir el dibujo de una svástica que aparecía en el cartel promocional porque consideraban que hacía apología del nazismo (¿?). El exceso de celo en eso que llaman “lo políticamente correcto” trae consigo una falta de sentido del humor, en opinión de Mestre hoy en día hay demasiada rigidez.

Hendaya es un musical de pequeño formato, más atrevido y transgresor que los grandes, en el que todo está caricaturizado al extremo: Franco es presentado como un señor de pueblo incapaz de ver más allá, y Hitler como un cascarrabias al borde del ataque de ira constante. En España se dice que Franco le plantó cara a Hitler, mientras que en los libros de historia alemanes lo que se cuenta es que el caudillo era un charlatán terriblemente aburrido que hacía bostezar al führer. De echo cada uno de ellos era “el más alto” en las fotos publicadas en su respectivo país.

Luís Yagüe da vida a Ribbentrop, el ministro de asuntos exteriores de Hitler. Se trata del único personaje no militar de los que se reunieron en el famoso vagón, era un diplomático de clase alta. En principio es quien mantiene las formas durante la negociación pero luego pierde los papeles, enloquece y se convierte en el más radical. Según cuenta la historia, Hitler buscaba algo de Franco, por eso en esta obra le hace una propuesta absurda que pone de relieve su carácter psicótico.

Yagüe tuvo que documentarse para hacer su personaje porque él no había vivido esa época. Y se sorprendió cuando un espectador profranquista les felicitó al acabar la obra asegurando que se había reído muchísimo. En cambio en otra ocasión fueron acusados de burlarse de las víctimas del nazismo. Su intención no es reírse de nadie más que de los dictadores que ejercen el poder, son figuras que no merecen respeto y estamos en nuestro derecho a reírnos de ellos. Esto ya se había hecho antes, por ejemplo en la película “El gran dictador” y no tiene sentido que suponga un problema hacerlo en el años 2012.

A Rafael Galán le toca el papel de Suñer, cuñado de Franco y ministro de asuntos exteriores, mano derecha del caudillo y de clara ideología pro-nazi. Desapareció de la escena política cuando Hitler cayó.

Galán nos cuenta que les ha costado tres años sacar adelante esta obra y que su distribución ha sido una auténtica travesía en el desierto. Los programadores decían que les gustaba la obra pero que no se atrevían, debido quizá a un exceso de diplomacia. Era rechazada a veces por ideología y otras por no comprometerse, pero piensan que la obra merece la pena por su calidad. Si hubieran sabido de antemano la de problemas que les iba a dar, nunca se hubieran embarcado en ello. La sombra de Franco es alargada.

Estudió a su personaje a través de videos para copiar y luego exagerar sus gestos. Hubo un espectador que había conocido a Suñer en persona y que le dijo que “lo había clavado”. En Sevilla el espectáculo llenó y tuvo una gran acogida, aplausos y carcajadas desde el minuto uno.

Pepe Macías, co-autor del texto y co-director de la obra nos cuenta que ésta se basa en un corto previo que incluía un número musical al final y de ahí surgió la idea de convertirlo en una comedia teatral.

Macías insiste en dejar claro que se trata de una comedia histórica y no política. Puede gustar por igual a los de un lado y a los del otro. ¿Qué pasó realmente en aquel vagón? Hay archivos sobre el tema tanto en Alemania como en España pero el imaginario colectivo tiene sus propias hipótesis. Seguramente que no cantaron y bailaron pero...

Según Macías los personajes eran ya caricaturas en sí mismos, lo único que se ha hecho ha sido llevarlos al extremo y rellenar los huecos de la historia con comedia. De hecho existe un video en el que se puede ver al Hitler original bailando y que dan ganas de hacer un musical con él.

La obra surge en 2009, y se encontró con los mismos problemas de distribución con Zapatero que con el PP. En cualquier caso su única intención es la de hacer reir. Juegan con el género del musical en pequeño formato, hay candilejas como en Cabaret y otras referencias. Por ejemplo al personaje de Franco lo interpretan tan entregado en su canción como podía estarlo Camilo Sesto en Getsemaní. Las canciones van desde el rock hasta el pasodoble pasando por la balada y el folklore alemán.

Ante la idea de representar la obra fuera de España, el autor nos reveló que el corto original tuvo buena recepción en Alemania y el Reino Unido, así que todo es posible...

 

Por: Javier León.       Fecha de pase: Julio 12.
Fotos: Javier León / Estrella Savirón.

blog comments powered by Disqus

 

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD