CINEvaloración: 7

DESPUES DE LA TORMENTA.
Título original Umi yori mo mada fukaku
Año 2016
Duración 117 min.
País  Japón
Director Hirokazu Koreeda (AKA Hirokazu Kore-eda)
Guión Hirokazu Koreeda (AKA Hirokazu Kore-eda)
Música Hanaregumi
Fotografía Yutaka Yamazaki
Reparto Hiroshi AbeKirin KikiYôko MakiLily FrankyIsao HashizumeSôsuke Ikematsu, Satomi KobayashiTaiyô Yoshizawa
Productora Aoi Promotion
Género Drama | Familia
ESTRENO EN ESPAÑA: 11 de noviembre de 2016

Sinopsis: Ryota vive en el pasado, en sus momentos de gloria como premiado autor. Después de divorciase gasta en las carreras todo el dinero que gana como detective privado y no puede pagar la pensión alimenticia de su hijo. Tras la muerte de su padre, trata de retomar las riendas de su vida y hacerse un hueco en la de su hijo. Un inesperado tifón obligará a toda la familia a pasar la noche juntos en casa de la abuela y les dará la oportunidad de reencontrarse.

Comentario:

Kore-Eda Hirokazu es un director japonés reconocido y premiado a nivel internacional que cuenta ya con una larga trayectoria de películas a sus espaldas y que sigue siendo  fiel a un estilo personal e inconfundible que lo ha caracterizado desde el principio. Considerado para muchos el  sucesor del gran maestro Ozu, Kore-eda se sumerge y nos sumerge en un mundo particular de historias cotidianas que tienen como fondo la ciudad de Tokio. Sus personajes tienen unas raíces y un porque vital que responde en gran medida al entorno familiar que les ha tocado vivir y en el que siguen y seguirán  inmersos porque ese es su medio y su razón de ser. La familia es el personaje principal de sus películas y con ella las relaciones familiares, los ancianos, los hijos, los niños o los familiares ya desaparecidos pero que siguen viviendo en el recuerdo y los espacios que habita esa familia.

En España ya se ha convertido en un cineasta conocido y seguido y sus películas llegan a nuestras pantallas de forma regular cada uno o dos años. La primera película que se estrenó en nuestro país fue ‘Nadie sabe’ (2004) donde exploraba la vida de unos hermanos, abandonados por su madre y sin padre reconocido, que tratan de sobrevivir en un diminuto piso de Tokio. El último estreno, anterior a ‘Después de la tormenta’ (2016) fue ‘Nuestra hermana pequeña’ (2015).

Con ‘Después de la tormenta’, el director vuelve a llevarnos al pequeño espacio de una vivienda habitacional en Tokio para que seamos testigos del encuentro de una pareja divorciada y su hijo quienes no tienen más remedio que pasar una noche juntos a cobijo en la casa de la abuela paterna debido a la llegada de un tifón. Ahí nos encontraremos con Ryota, el padre, un personaje derrotado al que la vida no le ha dado ni siquiera la cuarta parte de lo que sus grandes sueños de grandeza le predecían. Un personaje que parece haberlo perdido todo pero que sigue siendo capaz de perder más porque al final es muy difícil que el ser humano cambie. Un personaje que prometía como el mandarino del balcón pero que nunca ha dado ningún fruto. También está Kyoko, su ex mujer, una persona apacible, ordenada y responsable a quien le duele su divorcio pero entiende lo difícil que es convivir con alguien tan opuesto a ella. Está Shingo, el hijo de ambos que todavía no tiene suficiente edad para juzgar en términos adultos la vida de sus progenitores. Y también está la abuela, la actriz Kirin Kiki, protagonista de ‘Una pastelería de Tokio’, aliviada de ser por fin viuda y aquejada de que su hijo se parezca tanto a su recién fallecido esposo.

‘Después de la tormenta’, nos habla de los sueños incumplidos y de la dureza de enfrentarse a la realidad. En un momento de la película el personaje de la abuela, a quien los años le han dado la experiencia y sabiduría  necesaria, nos dice que la felicidad está en las pequeñas cosas del día a día y  que no hay que perderse en sueños inalcanzables. Lo cierto es que todos hemos vivido en nuestra propia piel o en la de un ser querido y muy cercano la dolorosa derrota de abandonarnos a los sueños inalcanzables y desproporcionados. El golpe de la desilusión. Y es precisamente ese dolor el que lleva a Ryota a tratar de proteger a su hijo preparándolo para el futuro y diciéndole: “no es fácil acabar siendo lo que uno sueña”.

Tal vez, y sólo digo tal vez, Kore-eda subraya en exceso este mensaje durante la cinta y al final la repetición lo vuelve un poco cansino.  Como contrapartida es innegable que estamos ante un maestro de la sencillez, la naturalidad y la sutileza y sabe trasmitirlas  perfectamente a los actores que se comportan ante la cámara como si estuvieran viviendo un  momento de su propia vida.

 

POR:
imagen
PILAR PONT
FECHA: Noviembre 16

blog comments powered by Disqus

 

publicidad
 
CUPCAKES DE COLORES

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD