valoración: 5

SOLO DIOS PERDONA.
Título original Only God Forgives
Año 2013
Duración 90 min.
País Francia
Director Nicolas Winding Refn
Guión Nicolas Winding Refn
Música Cliff Martinez
Fotografía Larry Smith
Reparto Ryan Gosling, Kristin Scott Thomas, Vithaya Pansringarm, Rhatha Phongam, Gordon Brown, Tom Burke, Sahajak Boonthanakit, Pitchawat Petchayahon, Charlie Ruedpokanon, Kovit Wattanakul, Wannisa Peungpa, Byron Gibson
Productora Coprod. Francia-Dinamarca; Gaumont / Wild Bunch / Film i Väst / Bold Films
Género Thriller.
ESTRENO EN ESPAÑA: 31 de octubre de 2013

Sinopsis: Julian (Ryan Gosling) vive en Bangkok junto a su hermano Billy. Ambos se dedican al negocio de la droga y se sirven de una escuela de boxeo como tapadera. Después de violar a una adolescente, Billy es brutalmente asesinado y la madre de ambos (Kristin Scott Thomas) acude a Bankgok a recoger el cadáver de su hijo y a pedir a Julian que vengue la muerte de su hermano.

Comentario:

No lo vamos a negar. Después de la maravillosa “Drive” muchas eran las expectativas ante la siguiente película del director danés Nicolas Winding Refn y más cuando el proyecto volvía a contar con Ryan Gosling como protagonista. Pero “Solo Dios perdona” es un trabajo fallido que sorprende por el desequilibrio tan grande que hay entre forma y contenido. Más bien podríamos decir que todo se queda en la forma y que no hay ningún contenido. Existe una atmósfera impasible, hierática, sin vida, que inicialmente nos atrapa pero que está tan inmensamente vacía y tan llena de pretensión que acaba por exasperarnos.

Ryan Gosling parece hacer el mismo papel que en “Drive”. Un personaje lleno de soledad que trata de salir adelante. Pero si bien en “Drive” estábamos ante un caballero, un héroe romántico con trasfondo que luchaba por aquello en lo que creía, en “Solo Dios perdona” el personaje de Julian, pese a lo misterioso y recóndito que se perfila, no va más allá de lo que vemos a simple vista. No hay más. No le busquemos interés porque no lo tiene. Y si lo tiene, ni Gosling ni Winding logran transmitírnoslo. Rohmer, gran maestro, decía, en referencia al trabajo de los directores de cine: “debemos mostrar lo que hay más allá del comportamiento, aun sabiendo que solo podemos mostrarlo con el comportamiento”. Y si bien “Solo Dios perdona” destila un ambiente ambiguo lleno de silencio, de muerte, de frialdad, de imperturbabilidad que podría dar mucho juego, el ser y el estar de sus personajes no nos conduce a ningún lugar, es el vacío. La pregunta sería ¿hay detrás de toda esa atmósfera y esas conductas efectistas algo profundo que se nos escapa o simplemente es una fachada desperdiciada por el director?

“Solo Dios perdona” estuvo en la Selección Oficial del pasado Festival de Cannes, donde no recibió precisamente los mejores halagos de la crítica. Eso sí, acaba de ganar el premio a Mejor Fotografía en el Festival de Sitges 2013. La parte que se refiere al diseño artístico y ambientación de la película es notable. Hay un buen trabajo que merece ser destacado.

Es curioso como al final podemos leer que Winding Refn dedica la película a Alejandro Jodorowsky, quien colabora en la siguiente película del director, “The Incal”, todavía no finalizada. Y señalo este hecho porque al ver en los títulos de crédito a Jodorowsky, una pista parece alumbrar un poco el camino y me viene a la memoria “El Topo” la película de atmósfera surrealista del director chileno, filmada en 1970, y que también incluye escenas de venganza y violencia y nos lleva a un mundo tan particular como el de “Solo Dios perdona”. Eso sí, si me dan a elegir entre Julian y el Topo, me quedo con el Topo.

 

Por: Pilar Pont.      Fecha de pase: Octubre 13.
 

blog comments powered by Disqus

 

CUPCAKES DE COLORES

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD