valoración:

RENOIR.
Título original Renoir
Año 2012
Duración 101 min.
País Francia
Director Gilles Bourdos
Guión Gilles Bourdos
Música Alexandre Desplat
Fotografía Mark Ping Bing Lee
Reparto Michel Bouquet, Romane Bohringer, Thomas Doret, Michèle Gleizer, Vincent Rottiers, Christa Theret
Productora Fidélité Films
Género Drama
ESTRENO EN ESPAÑA: 9 de agosto 2013

RENOIR, dirigida por el francés Gilles Bourdos (Premonición), se centra en los últimos años de Renoir y en el nacimiento de Jean Renoir, interpretado por Vincent Rottiers (Crónica de una mentira) como cineasta, y como ambos fueron cautivados e influenciados por la modelo Andrée, interpretada por Christa Theret (LOL).

Pierre-Auguste Renoir dejó cerca de seis mil cuadros y sigue siendo uno de los pintores franceses más reconocidos. Interpretado por Michel Bouquet (Elisa, Comment j’ai tué mon pére), perteneció al movimiento impresionista y revolucionó la pintura al marcar la separación del arte moderno con el clasicismo académico.

Sinopsis: La Costa Azul, 1915. Auguste Renoir, en el ocaso de su vida, está atormentado por la pérdida de su esposa, los dolores artríticos y la noticia de que su hijo ha sido herido en la guerra. Sin embargo, cuando una joven entra en su mundo, el pintor se siente dueño de una nueva energía. Radiante de vida, bellísima, Andrée se convertirá en su última modelo. Jean regresa a casa para reponerse y también cae bajo el encanto de la estrella pelirroja que brilla en el firmamento de Renoir. A pesar de la oposición de su padre, se enamora de la joven indomable y empieza a desarrollarse el gran cineasta.

Comentario:

Este podría tomarse como un perfecto ejemplo de eso que se ha dado en llamar “cine contemplativo”. Es una película para dejarse llevar y embelesarse viendo los colores, las formas y las texturas que el genial pintor plasmó en sus lienzos. Las imágenes son de una belleza arrebatadora y tanto la fruta de los bodegones como la voluptuosidad de la protagonista femenina se salen de la pantalla para cautivar al espectador.

Aun así, que nadie crea que se trata de una de esas tediosas obras sin diálogo ni argumento. Si bien prima la búsqueda de lo estético en todo momento, se narra también la relación de Renoir con su última musa y con su hijo, el que acabaría encumbrando el apellido de la familia no en el mundo de la pintura sino en el del celuloide. Los conflictos familiares, los dimes y diretes con la servidumbre, el amor, la enfermedad y sobre todo el fuerte y a veces exasperante carácter del genio trazan pinceladas de humanidad aquí y allá.

Todo un cuadro en movimiento que hará las delicias de los amantes de la pintura y del séptimo arte a partes iguales, aunque eso sí, a un ritmo pausado y con cuidado de no sufrir el síndrome de Stendhal ante tanta belleza.

 

Por: Javier León.       Fecha de pase: Agosto 13.
 

blog comments powered by Disqus

 

CUPCAKES DE COLORES

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD