valoración: 6

INCH’ALLAH.
Título original Inch'Allah
País Canadá
Director Anaïs Barbeau-Lavalette
Guión Anaïs Barbeau-Lavalette
Música Lévon Minassian
Fotografía Philippe Lavalette
Reparto Evelyne Brochu, Sabrina Ouazani, Sivan Levy, Yousef 'Joe' Sweid, Hammoudeh Alkarmi, Zorah Benali, Carlo Brandt, Marie-Thérèse Fortin, Ahmad Massad, Yoav Donat
Productora Coproducción Canadá-Francia; micro_scope / ID Unlimited / July August Productions
Género Drama
ESTRENO EN ESPAÑA: 7 de Junio 2013

La película, dirigida por Anaïs Barbeau-Lavalette, reconocida escritora y documentalista nacida en Quebec, llega tras ganar el premio FIPRESCI y la mención especial del Jurado Ecuménico dentro de la Sección Panorama de la Berlinale 2013. El reparto está encabezado por Evelyne Brochu, actriz canadiense a la que también hemos podido ver en la película Café de Flore de Jean Marc Vallé, distribuida en España por Golem, junto a Sabrina Ouazani (La fuente de las mujeres, De Dioses y Hombres) y Sivan Levy (Joe & Belle, Invisible).

Sinopsis: Chloe es una joven tocóloga que se ocupa de mujeres embarazadas bajo la supervisión de Michael, un médico francés, en un ambulatorio improvisado en un campo de refugiados de Cisjordania. Debe enfrentarse a diario a los controles y al conflicto que afectan a la vida de las personas que conoce: Rand, una paciente por la que Chloe siente un profundo afecto; Faysal, el hermano mayor de Rand, un fervoroso resistente; Safi, el hermano pequeño de ambos, un niño destruido por la guerra que sueña con cruzar las fronteras volando, y Ava, una joven soldado y vecina de Chloe en su piso de Israel. Su encuentro con la guerra lleva a Chloe a una aventura profundamente personal. Desarraigada, pierde el rumbo e inicia una caída libre. Hay viajes que nos sacuden y transforman. Hay viajes que hacen añicos nuestras verdades. Para Chloe, Inch’Allah es uno de esos viajes.

A lo largo de su carrera cinematográfica, la canadiense Anaïs Barbea-Lavalette se ha mostrado siempre como una directora muy comprometida con los sectores más desfavorecidos de la sociedad, haciendo de su cine un vehículo de denuncia y lucha ante la injusticia.

Después del documental “Si J’avais un chapeau” (2005), con “Inch’Allah”, Premio FIPRESCI de la Crítica en la Berlinale 2013, la directora vuelve a Palestina para mostrarnos la realidad de un pueblo que vive marginado dentro de su propia tierra. A través de la protagonista de la historia Chloe, la joven ginecóloga canadiense que vive entre Israel y Palestina, la película nos acerca a la vivencia cotidiana de los palestinos en Ramala y a la de los judíos de Jerusalén y Tel Aviv, con todas sus contradicciones. Chloe es una joven con muchos ideales que se encuentra en un país que no es el suyo, en una guerra que aparentemente no es la suya pero ante la cual debe tomar partido porque ya es parte inevitable de su día a día. Este es un dilema al que de alguna manera se enfrentan muchos extranjeros cuando deciden, por circunstancias diversas que a veces ni eligen, mudarse a otro país y vivir, sin que sean suyas, otras costumbres y otra realidad. Es como terminar en tierra de nadie. No perteneces al lugar y no tienes derecho a opinar como aquellos que nacieron allí, pero la realidad te invade de la misma forma que al resto.

Aunque estamos ante una película de ficción, las imágenes muestran un gran realismo con un cámara que parece adentrase en las entrañas de la población palestina condenada en los campos de refugiados. Imposible sentir indiferencia ante la precariedad con la que trabajan los profesionales de la medicina que en la mayoría de los casos provienen de ONGs y voluntariado internacional. El retrato que se hace de la infancia de los niños palestinos es el retrato de una infancia casi robada por la guerra, que no les permite acudir a la escuela y que les empuja a la edad adulta antes de tiempo, sabiendo además que la vida para ellos probablemente es muy corta y que la muerte los acecha en cualquier esquina.

Destacar la presencia de Philippe Lavalette, director de fotografía que además es padre de la directora.

“Inch’Allah”, que en árabe significa “si Dios quiere”, es la frase con la que cierra la película Rand, una de las protagonistas, tras una reflexión sobre la libertad de nuestra propia existencia y la realidad que nos viene impuesta en determinadas situaciones.


Por: Pilar Pont.      Fecha de pase: Mayo 13.
 

blog comments powered by Disqus

 

CUPCAKES DE COLORES

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD