valoración: 7

PROMETHEUS.
TÍTULO ORIGINAL Prometheus
PAÍS EEUU
DIRECTOR Ridley Scott
GUIÓN Damon Lindelof, John Spaihts
MÚSICA Marc Streitenfeld
FOTOGRAFÍA Dariusz Wolski
REPARTO Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce, Logan Marshall-Green, Sean Harris, Rafe Spall, Emun Elliott, Benedict Wong, Kate Dickie, Patrick Wilson, Lucy Hutchinson, Giannina Facio
PRODUCTORA 20th Century Fox / Scott Free Productions / Dune Entertainment
GÉNERO Ciencia ficción.
ESTRENO EN ESPAÑA: 3 de agosto 2012

La idea de Prometheus tuvo su origen en una figura apenas atisbada en Alien, el octavo pasajero, y que parecía pasar a un segundo plano una vez que el xenomorfo que da título al filme irrumpía, literalmente, en escena.

Según Scott: Prometheus nació hace años como una precuela de Alien, el octavo pasajero, antes de evolucionar, tal y como Scott puntualiza, “a un universo totalmente distinto”. La película está profusamente delimitada por nuevas ideas y tramas, producto de la formidable imaginación del realizador. Scott señala: “Como consecuencia del proceso creativo necesario para desarrollar el filme, emergió una nueva y grandiosa mitología, en la cual acontece esta original historia. Los fans más incondicionales reconocerán ciertos elementos del ADN de Alien, el octavo pasajero, por decirlo de alguna forma, pero las ideas abordadas en este filme son absolutamente únicas, provocadoras y de muy largo alcance. Prometheus es la particular historia de género que yo estaba buscando.

Visualmente impresionante, solo por eso merece la pena ir a verla, pero la historia en sí misma provocará opiniones de lo más diversas.

Realmente, parece que son trozos de diversas películas anteriores, juntados, agitados no mezclados para conseguir un coctel atractivo y sugerente, lo que ocurre es que demasiadas escenas recuerdan fragmentos conocidos o ya vistos, dando como resultado un guión algo pobre, pero que va respondiendo preguntas pendientes y que te lleva ineludiblemente hacia el origen de la saga..

Un punto a destacar son las interpretaciones, con la sorpresa de Noomi Rapace, muy buena, con una interpretación que no decepcionará a nadie.

No es una película de terror y si en algún momento lo intentaban, no lo consiguen, tensión contada, pero indudablemente el punto fuerte, y más que fuerte de la película es el visual, efectos asombrosos, técnicamente muy trabajados, un despliegue visual impresionante, si esto es lo que buscas no saldrás decepcionado. La tensión se reduce a un número contado de escenas, con una banda sonora que va perfectamente con la estética de la película.

Y aunque la historia puede decepcionar ya que no se profundiza en los personajes y no da credibilidad a ciertos sucesos de la película (como cuando los pilotos estrellan la nave, etc., ya lo veréis en su momento), así como otros fallos argumentales y de guión, el conjunto es bastante aceptable, entretenido y visualmente deslumbrante.

 

MÁS INFORMACIÓN: NOTAS DE PRODUCCIÓN CEDIDAS POR © 2012 Twentieth Century Fox Film Corporation:

Sir Ridley Scott, el célebre realizador que ha reinventado el género cinematográfico de la ciencia-ficción –tras dirigir Alien, el octavo pasajero, una innovadora mezcla de ciencia-ficción y terror, y posteriormente Blade Runner, uno de los más venerados e influyentes filmes del género de nuestra época– nos brindará otra muestra de su personal estilo –repleto de acción, sustos, emociones extremas y mucho, muchísimo más– el próximo mes de junio, cuando Prometheus llegue a las salas de cine de todo el mundo.

Con Prometheus, Scott ha dado lugar a una nueva mitología, en donde un equipo de exploradores descubre una pista sobre los orígenes del hombre en la Tierra, lo que les conduce a emprender un emocionante viaje, a bordo de la nave espacial Prometheus, hasta las más oscuras zonas del universo. Allí, deberán lidiar una terrible batalla para salvaguardar el futuro de la raza humana.

Aunque hace tres décadas que Ridley Scott no dirige una película de ciencia-ficción, su interés por el género no ha disminuido en absoluto. Tras realizar dos de las películas del género más idolatradas de todos los tiempos, su regreso a la ciencia-ficción sólo podría venir provocado por una idea realmente extraordinaria. “Durante las últimas décadas se han rodado montones de películas de ‘acción’, de ‘monstruos’ y, más o menos, de ‘ciencia-ficción”, dice Scott. “Por lo tanto, la cuestión de fondo es: ¿hasta qué punto vas a hacer algo verdaderamente original?”.

“El motivo por el que no he hecho otra película de ciencia-ficción durante tantos años, aparte del hecho de que he estado ocupado haciendo otro tipo de filmes y explorando nuevos géneros, es porque, francamente, no he encontrado algo que tuviera la suficiente verdad, originalidad y fuerza como para que me mereciera la pena dirigirlo. Prometheus posee efectivamente esas tres cualidades”.

La idea de Prometheus tuvo su origen en una figura apenas atisbada en Alien, el octavo pasajero, y que parecía pasar a un segundo plano una vez que el xenomorfo que da título al filme irrumpía, literalmente, en escena. Pero ese misterioso ser –una gigantesca criatura fosilizada, con el pecho reventado, que llegó a conocerse como el Space Jockey– seguía muy presente en la memoria del hombre que le dio vida. “Algo que me daba vueltas desde que hice Alien, el octavo pasajero, era el misterio que rodeaba a esta criatura”, señala Scott. ¿Quién era? ¿De dónde procedía? ¿Cuál era su misión? ¿De qué tipo de tecnología disponía su especie? Pensé que este tipo de cuestiones podría proporcionar un punto de partida para ideas aún más interesantes”.

Por tanto, efectivamente, Prometheus nació hace años como una precuela de Alien, el octavo pasajero, antes de evolucionar, tal y como Scott puntualiza, “a un universo totalmente distinto”. La película está profusamente delimitada por nuevas ideas y tramas, producto de la formidable imaginación del realizador. Scott señala: “Como consecuencia del proceso creativo necesario para desarrollar el filme, emergió una nueva y grandiosa mitología, en la cual acontece esta original historia. Los fans más incondicionales reconocerán ciertos elementos del ADN de Alien, el octavo pasajero, por decirlo de alguna forma, pero las ideas abordadas en este filme son absolutamente únicas, provocadoras y de muy largo alcance. Prometheus es la particular historia de género que yo estaba buscando”.

El coguionista Jon Spaihts añade: “Lo más difícil a la hora de escribir este relato fue que no había ningún antecedente. Había que inventar absolutamente todo. Para crear, junto a Ridley Scott, todo un mundo tenía ante mí un enorme lienzo sobre el que pintar”. Y el productor ejecutivo y también coguionista Damon Lindelof señala que “le sorprendió muchísimo el original enfoque que Ridley dio a la película. Es audaz, visceral y, confiamos, lo último que alguien podría esperar”.

A medida que el guion se iba desarrollando, fueron emergiendo las grandes ideas de la historia: en el transcurso de un viaje para encontrar a quienes algunos miembros del equipo científico consideran sus “hacedores” –seres que podrían haber creado la vida en nuestro planeta–, la tripulación de la nave espacial Prometheus y la mega-corporación que financia su costosísima misión efectivamente desafían a los dioses. Y como pudo constatar la figura de la mitología griega de la cual toma su nombre la nave, desafiar a los dioses puede ser una muy, muy mala idea.

“La metáfora central de la película gira en torno al titán griego Prometeo, que desafió a los dioses al proporcionar a los humanos el don del fuego, por lo cual fue terriblemente castigado”, declara Scott. “Cuando aludes al mito en el que se basa el título del filme, en realidad hablas sobre el tema de la relación que el ser humano establece con los dioses –los seres que nos crearon– y lo que sucede cuando los desafiamos”.

No obstante, en el fondo, Prometheus habla sobre… nosotros, señala Lindelof. “Trata sobre los seres humanos en el futuro, poniendo en cuestión algunos de los principios científicos y filosóficos que más valoramos”.

El equipo de científicos y exploradores a bordo del Prometheus emprende un viaje que pretende nada más y nada menos que dar respuesta a algunas de las cuestiones más trascendentales de la vida. Dos brillantes y jóvenes científicos, Shaw (Noomi Rapace) y Holloway (Logan Marshall-Green), con motivaciones absolutamente distintas, dirigen la expedición. Shaw es creyente: quiere encontrar a esos “dioses” para reforzar aún más su tradicional convicción religiosa, mientras que Holloway, por el contrario, pretende desacreditar esos espirituales dogmas. En el transcurso de su labor, estos dos arqueólogos han descubierto unos pictogramas rupestres que proporcionan pistas sobre antiguas civilizaciones que poblaron la Tierra, y todos los indicios señalan a un mismo lugar situado en un punto lejano del espacio; ambos consiguen convencer a una gran corporación, Weyland Industries, para que les financie la misión.

Ninguno de los dos científicos estaba preparado para los inimaginables terrores que iban a encontrar. “Cuando Shaw y Holloway concibieron la misión, esperaban descubrir una benevolente especie que pudiera proporcionarles respuesta a algunos de los más grandes misterios de la humanidad”, dice el productor ejecutivo Michael Ellenberg. “En otras palabras, tenían la esperanza de conocer a dioses. Pero estos seres demuestran ser cualquier cosa menos compasivos. Son una peligrosa raza de seres superiores”.

“Los miembros de la tripulación del Prometheus creen que se dirigen al paraíso para descubrir la respuesta de cuestiones fundamentales. Pero lo que encuentran es un oscuro, siniestro y aterrador mundo, que para estos seres tan solo es una parada en el camino”, agrega Jon Spaihts. “Este frío e implacable entorno se parece más al infierno que al cielo”.

En todas las películas de Ridley Scott, incluyendo Prometheus, lo que descubren los protagonistas frecuentemente se opone a las expectativas. “Eso es lo que crea un buen drama”, afirma el realizador. “Nuestra historia pivota en torno a qué puede haber verdaderamente ahí fuera, y en eso radica precisamente su aspecto más aterrador. La posibilidad de opciones siempre da lugar a un drama mejor y más inquietante, y a mí me brinda la oportunidad de dar un susto de muerte a todo el mundo”.

En el planeta, el equipo encuentra al superviviente de una civilización que controla elementos muy peligrosos, incluyendo varios recursos biológicos y biomecánicos capaces de destripar, o algo peor, a su víctima en una fracción de segundo. “Esto nos lleva a hacernos la siguiente pregunta”, señala Scott, “¿cuáles pueden ser las consecuencias de conocer a seres superiores cuyas capacidades tecnológicas suponen un salto cualitativo respecto a las nuestras, y que efectivamente son casi dioses?” O dicho de otra forma: Quizás hay cosas que convendría dejar sin explorar.

LA TRIPULACIÓN DEL PROMETHEUS

Contar con protagonistas femeninas muy potentes constituye una seña de identidad de Ridley Scott, tal es el caso de Sigourney Weaver como la teniente Ripley en Alien, el octavo pasajero; Geena Davis y Susan Sarandon en Thelma y Louise; Demi Moore en La teniente O’Neil…, y la lista podría seguir. Prometheus no presenta una sino dos formidables protagonistas femeninas que continúan la maravillosa tradición de Scott. Elizabeth Shaw, interpretada por Noomi Rapace, es una científica llena de fe y esperanza, pero que se transforma en una auténtica guerrera cuando debe enfrentarse a los peligros que encuentra en su destino; Vickers, interpretada por Charlize Theron, es una alta ejecutiva que representa los intereses de la mega-corporación que financia el viaje a un lejano y fatídico mundo.

La poderosa y perturbadora interpretación de Rapace en la primera adaptación cinematográfica de Los hombres que no amaban a las mujeres, basada en la trilogía de Millennium escrita por Stieg Larsson, consiguió captar la atención de todo el mundo, incluyendo la de Scott. “Noomi posee una extraña combinación de inteligencia y fisicalidad”, afirma el realizador. “Se adueñó totalmente de su personaje en Los hombres que no amaban a las mujeres. Su actuación resultaba tan potente que cuando Noomi y yo nos conocimos, yo esperaba encontrar a una persona muy dura e insensible; en vez de eso, Noomi era encantadora, amable y muy inteligente. Todo ello constituía una mezcla increíble que la hacía perfecta para interpretar a Shaw”.

Una llamada de Ridley Scott representa un momento decisivo en la carrera de cualquier actor o actriz, incluyendo la de Rapace. “Tras reunirme con Ridley, pensé: Aunque finalmente no trabaje con él en Prometheus, me siento afortunada por haber compartido esta hora con él”. Al final, resultó que su personaje de Shaw llevaría mucho más tiempo que esa hora con Scott, que la eligió tras una prueba de cámara que rodó con el director de fotografía Dariusz Wolski, ASC. “Utilizamos un gran almacén de Panavision que el responsable del diseño de producción Arthur Max había decorado dándole una espeluznante atmósfera industrial, y Noomi simplemente lo bordó”, señala Ellenberg. “Todos nos quedamos absolutamente pasmados ante su ferocidad, su potencia y su gran presencia escénica”.

Un tipo de potencia muy diferente al que debe demostrar Meredith Vickers, una ejecutiva de Weyland Industries que se embarca en el Prometheus en representación de los misteriosos intereses de la corporación. Cuando Charlize Theron aceptó el papel, el personaje de Vickers adquirió una nueva y fascinante dimensión. Lindelof señala: “Charlize y yo trabajamos estrechamente para crear un personaje con más aristas. Vickers es el tipo de personaje al que el público odiará o amará, pero hay ciertos momentos en los que vemos su vulnerabilidad y empezamos a comprender cómo y por qué se convirtió en una insensible mercenaria. Esto convierte al personaje de Vickers en un contrapunto de Shaw mucho más interesante”.

A Theron le atrajo el hecho de tener la oportunidad de explorar los épicos temas que plantea la película desde una perspectiva totalmente opuesta a la del resto de la tripulación. “Para Vickers, este trascendental viaje de dos años de duración hasta otro mundo se reduce únicamente a una cuestión económica. Su línea de pensamiento está basada prácticamente en la consecución de resultados financieros, dice la actriz.

Pero como sucede con multitud de cosas en torno a esta misión, el objetivo último de Vickers oculta misterios más profundos y tiene muchas capas. “Mi personaje es un enigma, y la incógnita que la rodea fue algo que me gustó mucho”, dice Theron. “Vickers es una persona pragmática, que quiere desesperadamente controlar la situación. Dificulta todo lo que los demás pretenden hacer allí, y se hace evidente que, o bien tiene una agenda alternativa, o está escondiendo algo”.

Su fría eficiencia podría llevarnos a calificar a Vickers de máquina, pero hay otro miembro de la tripulación, David, interpretado por Michael Fassbender, que sí que es, literalmente, una máquina; es un androide fabricado por la corporación. Aunque David posee una inteligencia extraordinaria así como otras aptitudes, su principal tarea en el Prometheus, dice Scott, es la de sirviente. “Básicamente, David se ocupa del mantenimiento de la nave, vigilando que todo funcione correctamente mientras los miembros humanos de la tripulación se encuentran en animación suspendida [estado que requieren dada la duración del viaje: dos años]”.

No obstante, David es mucho más “humano” de lo que se podría esperar de una persona sintética. Lindelof aclara: “David está programado para ayudar a los tripulantes humanos, pero su opinión sobre la misión en concreto es que es ridícula porque él mismo ya se halla en compañía de sus creadores –los seres humanos– y no se siente en absoluto impresionado por ellos. Me atraía mucho la idea de inventar formas de demostrar el desdén de David de acuerdo con lo que le podía permitir su programación”.

La combinación del intelecto de David con las anodinas directrices que tiene programadas, provoca algunos de los más sorprendentes momentos cómicos de la película. Cuando vemos a David por primera vez, parece un niño en el patio de recreo; pero en este caso el patio de recreo es la nave Prometheus. “Mientras el resto de la tripulación está en estado de animación suspendida, David se divierte jugando con las numerosas maravillas tecnológicas que posee la nave”, dice Fassbender. E igual que un niño, David disfruta viendo la misma película una y otra vez. Su referente cinematográfico es la épica obra maestra de David Lean Lawrence of Arabia; David, al igual que T.E. Lawrence, el personaje interpretado por Peter O’Toole, es de muchas formas el idealizado concepto del hombre. Por otro lado, añade Lindelof, “Lawrence era un extraño en una tierra extraña. Se veía a sí mismo como un libertador. Y todo esta serie de ideas se ajustan perfectamente a David”.

Además, la opinión que David tiene respecto a los miembros humanos de la tripulación también es en cierto modo la de un niño. “David es celoso y arrogante porque se da cuenta de que su nivel de conocimiento es muchísimo más completo y, por tanto, se siente superior a los humanos”, señala Fassbender. “David quiere ser reconocido y recibir elogios por su eficiencia, sin embargo, nadie le presta atención. Los humanos no aceptan a David, y eso le ofende. Y al igual que un niño, David puede tomar decisiones muy imprudentes”.

El personaje de Janek, el capitán del Prometheus, es descrito por Scott como un “viejo lobo de mar”; un oficial de navegación en el sentido más tradicional, y un macho alfa cuya misión principal es proteger la nave y a su tripulación. Sus anhelos y su vocación representan un drástico contraste con los vehementes objetivos de Shaw y Holloway y los deshonestos intereses empresariales de Vickers.

El actor británico Idris Elba, que interpreta a Janek, vuelve a colaborar con Scott, con el que había trabajado previamente en la galardonada película del director American Gangster. La formidable actuación y presencia escénica de Elba en aquella película impresionó muy gratamente a Scott, al igual que la mordaz interpretación que actor realizó del capo de la droga Stringer Bell en la serie The Wire y su papel del complejo oficial de policía que da título a la serie Luther.

Elba describe a Janek como “un eficiente oficial y navegante. Su profesión es su vida y la tripulación es su responsabilidad. Al final, toma una tremenda decisión que le define como ‘un hombre’”.

Logan Marshall-Green interpreta a Holloway, compañero de Shaw, tanto personal como profesionalmente, en la búsqueda de respuestas a algunas de las más importantes incógnitas de la humanidad. Al igual que Shaw, Holloway está ansioso por conseguir dichas respuestas, pero en la creencia de que finalmente su investigación arrojará resultados muy diferentes a los que Shaw espera.

“Mientras Shaw es el corazón de la búsqueda, Holloway simboliza las agallas”, añade Marshall-Green. “Yo creo que Holloway busca la respuesta a esas grandes cuestiones porque siempre le ha gustado enfrentarse a los límites. Holloway es excesivo en todo lo que hace, lo cual a veces beneficia al equipo y, otras, le perjudica. Pienso que lo que realmente le motiva es la emoción de la búsqueda”.

SOBRE LA PRODUCCIÓN

Aunque Ridley Scott hace tiempo que utiliza los “nuevos trucos y juguetitos” disponibles en el ámbito de la realización cinematográfica, como las imágenes generadas por ordenador, también es famoso por su fe en filmar lo que él denomina “lo verdadero”, es decir, rodar en sets absolutamente realistas. De hecho, dado que muchas de las actuales películas de género épico dependen enormemente de las imágenes digitales, Prometheus es toda una rareza: presenta un gigantesco mundo de ciencia-ficción en el que la mayor parte de los sets, objetos de atrezo y acrobacias de especialistas son de verdad. Esto proporciona una impresionante y tangible sensación de realidad, donde se suceden sets cada vez más impactantes. Como uno de los miembros del equipo de producción dijo: “Ridley construyó el patio de recreo alienígena más grande del mundo”.

Tanto el equipo técnico como el artístico se quedaron absolutamente asombrados de los esfuerzos que realizaron el diseñador de producción Arthur Max y su equipo de artesanos. “Es difícil evaluar el impacto que te producía moverte por estos sets”, señala Ellenberg. “Resultaba inspirador a muchos niveles. Hay muchas cosas triviales e instintivas que solo suceden cuando ruedas en sets realistas. Todo el mundo se comporta de modo más natural y orgánico porque el plató representa un fragmento de realidad. Todos los detalles de diseño estaban basados en referencias y conceptos del mundo real, así como en los principios del mundo que conocemos. Algunos principios pueden parecer muy elevados, pero también pertenecen a nuestro mundo. Y si lo que pretendes es sobrecoger al público y conectar con él, visceral y emocionalmente, los sets realistas son la única opción”.

La producción se llevó a cabo en cinco escenarios de los estudios Pinewood, en Reino Unido, incluyendo el famoso “escenario 007” (uno de los mayores platós de Europa, con una superficie de, aproximadamente, 5.000 metros cuadrados). Ajustándose al limitado espacio de los estudios, los realizadores tuvieron que construir más de 16 sets en cinco escenarios, así como aumentar el tamaño del escenario 007 al menos en un tercio. La fotografía principal empezó en agosto de 2010, aunque el trabajo preliminar había comenzado mucho antes.
Arthur Max no solo diseñó las naves y vehículos espaciales sino también el paisaje del planeta hasta el que viaja la expedición y las estructuras y la nave que descubren allí. En cuanto a la nave Prometheus, Max dice que su intención era “hacer algo extraordinariamente vanguardista, representando a una emblemática nave espacial con la tecnología más puntera, necesaria para investigar las zonas más recónditas de la galaxia. Analizamos muchos diseños de la NASA y de la Agencia Espacial Europea, y jugamos con dichos conceptos en el contexto de lo que el viaje espacial supondrá para la generación siguiente a la nuestra”. Max trabajó después en los aspectos relacionados con la arquitectura interior de la nave, así como en el modo en que ello podía afectar a su apariencia exterior.

El puente de la nave Prometheus es un set formado por dos niveles, donde destaca la extraordinaria atención al detalle y la deslumbrante tecnología, incluyendo una gigantesca y envolvente pantalla de brillante cristal facetado en la parte frontal de la estructura. Probablemente el set más elaborado del Prometheus es el alojamiento de Vickers, que se asemeja más a un lujoso apartamento de la Quinta Avenida que al camarote de un vehículo interestelar. El espacio resplandece con mobiliario de diseño, tanto antiguo como moderno –incluyendo un piano Fazoili y candelabros Swarovski–, y también es una instalación sanitaria de avanzada tecnología que incorpora una unidad médica robotizada (Med-pod) capaz de tratar cualquier necesidad médica…, incluso una emergencia quirúrgica. Los translucidos robots que conforman esta unidad médica en forma de urna protagonizan una de las secuencias más determinantes del filme, mezclando acción, terror y susto de una manera que nunca antes se había visto en el cine. “Lo que sucede allí simplemente es lo peor que te puedes (o quizás no) imaginar”, dice Rapace.

Otros sets de interior incluidos en el Prometheus son: un laboratorio, donde la tripulación lleva a analizar sus descubrimientos; la sala preparatoria, donde la tripulación se enfunda la vestimenta que necesita para desarrollar su cometido; los receptáculos de híper-sueño, donde David monitoriza a los miembros del equipo a lo largo de los dos años que dura su viaje a otro planeta; el comedor, con una sorprendente gama de elementos de alta tecnología; y los alojamientos de los miembros de la tripulación.

Entre los épicos escenarios que Max realizó para representar al planeta extraterrestre se halla la Pirámide, que en su interior contiene el Juggernaut, similar a la nave en forma de media luna que vimos estrellada en Alien, el octavo pasajero. Utilizando una serie de estancias, galerías y túneles que conectan entre sí las salas más amplias, y tras su perfeccionamiento en posproducción, el espacio resultó tan grande como el edificio del Empire State. Era tan enorme que algunos miembros de la tripulación se desorientaban por completo.

Fuera, en el plató de exteriores de Pinewood, Max y su equipo construyeron el garaje de Prometheus, uno de los tres sets ubicados bajo el cuerpo principal de la nave. Este gigantesco set alberga a los vehículos de la tripulación, que fueron construidos desde cero por el equipo de producción. “Teníamos que crear unos vehículos que de verdad pudieran conducirse sobre una superficie hostil, muy ondulante y rocosa”, dice Max. “Necesitábamos un tipo de transporte lo suficientemente industrial como para operar en estos entornos pero que al mismo tiempo tuviera rasgos futuristas”. Nos llevó once semanas fabricar estos robustos vehículos, que complementamos con tecnología de vanguardia, luces LED y asientos acolchados, todo ello subrayado con un resplandeciente acabado metálico.

Tras quince semanas en los estudios Pinewood, reparto y equipo técnico se trasladaron a Islandia para rodar las secuencias culminantes así como el prólogo de la historia. En la ciudad de Hekla, producción rodó escenas de acción y extrema emoción; mientras uno de los volcanes más activos de Islandia amenazaba con entrar en erupción. Algunas escenas adicionales se rodaron en una espectacular catarata de Dettifoss.

Enfrentándose a desafíos tan exigentes como los de Max se hallaba otra asidua colaboradora de Scott: la oscarizada diseñadora de vestuario Janty Yates. “Ridley fue tajante respecto a evitar los inflados trajes espaciales característicos de la NASA que el público conoce tan bien”, señala Yates. “Ridley prefería un estilo rectilíneo, por lo tanto, combinamos distintos materiales con un novedoso diseño de traje espacial basado en la tecnología biomédica que se utiliza para reemplazar la piel, con el objetivo de fabricar un traje que pudiera proporcionar, de una manera creíble, ligereza, flexibilidad y comodidad en cualquier entorno extraterrestre. El vestuario de cada uno de los tripulantes constaba de dos tipos de traje (uno espacial y otro interior de neopreno), un arnés al que se adhería el casco y una mochila. Las instrucciones de Scott eran hacer un casco esférico sin puntos ciegos. Cada casco disponía de nueve pantallas operativas de video, luz y suministro de oxígeno, activado por dos ventiladores a pilas que los tripulantes llevan en la mochila. Exteriormente, el casco cuenta con un completo y operativo sistema de iluminación, así como con cámaras de alta definición con funciones de transmisión y grabación.

El atuendo que David lleva a bordo de la nave se asemeja al de los humanos, pero añadiendo ligeros matices para proporcionarle un aspecto más lineal. Theron viste un precioso traje de seda y angora de color plateado. “Vickers es la Reina de Hielo. Nuestra idea era hacer que su aspecto fuera en todo momento el más perfecto posible”, indica Yates. Teniendo en cuenta el símil marítimo para Janek, Janty vistió a Elba con una embadurnada chaqueta de lona, que le daba la sensación de llevar muchos años al mando de una nave. Marshall-Green, en su papel de Holloway, muestra un atemporal y cómodo estilo casual a base de sudaderas, pantalones de tipo thai yoga y chancletas.

Las nuevas criaturas que aparecen en el filme son responsabilidad de Neal Scanlan, supervisor creativo de Diseño de Criaturas y Efectos Especiales de Maquillaje, y Conor O’Sullivan, supervisor de Prótesis. “Para mostrar la evolución de estas repugnantes criaturas nos atuvimos a criterios lógicos y biológicos”, dice Scott. Scanlan añade: “Cada etapa del ciclo vital de una criatura tiene un propósito determinado. Dentro de nuestra xenobiología introdujimos nuevos elementos que no provenían precisamente de Alien, el octavo pasajero, pero que sí tienen un ADN semejante. Muchas de las referencias de Ridley se derivan de la naturaleza: plantas, vegetales, animales marinos y de otro tipo. No se ha inventado absolutamente nada”.

Prometheus es la primera película de Scott rodada digitalmente y en 3D, formato cuyos desafíos técnicos y oportunidades estéticas ha asumido plenamente el realizador. Scott y Wolski utilizaron la tecnología para reforzar la acción y las emociones en los espacios reducidos, así como para proporcionar una perspectiva épica.
En su regreso a un género que contribuyó a definir, Ridley Scott continúa ampliando fronteras dentro de la narración cinematográfica, tanto visual como temáticamente. Como él mismo advierte, a Scott le interesa el “todo”: desde la estructura del filme al casting, desde el decorado y el vestuario a las nuevas formas de contar una historia. Asimismo, mientras este célebre director te proporciona un susto de muerte, nunca pierde de vista el concepto de Cine, con mayúsculas. “Ver Prometheus”, concluye Scott, “resultará una experiencia absolutamente sorprendente”.

SOBRE EL REPARTO

NOOMI RAPACE (Elizabeth Shaw) captó la atención de la industria internacional del entretenimiento con su imponente, desconcertante y alabada interpretación de Lisbeth Salander en las adaptaciones cinematográficas de la trilogía de Millennium, de Stieg Larsson: Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerrilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire.
Rapace ha participado recientemente junto a Robert Downey Jr. y Jude Law en la secuela dirigida por Guy Ritchie Sherlock Holmes: Juego de sombras, interpretando a una adivina gitana, Sim, que ve mucho más de lo que cuenta.
Actualmente, Rapace se halla inmersa en la producción del director Brian de Palma Passion, junto a Rachel McAdams. En este filme, interpreta a Isabelle, una ambiciosa ejecutiva de publicidad que planea vengarse de su jefe y mentor porque le ha robado una idea. A continuación, Rapace iniciará el rodaje del thriller de acción Dead Man Down, donde colabora de nuevo con el director Niels Arden Oplev y actúa junto a Colin Farrell. Rapace interpretará a Beatrice, una víctima de un delito que busca venganza.
Su primer trabajo como actriz, con tan solo siete años, fue en la película islandesa In the Shadow of the Raven. Desde entonces, Rapace ha participado en más de veinte películas y series de televisión. En 2007, despuntó en la gran pantalla por la actuación que la lanzó a la fama en el filme danés Daisy Diamond. En esta película, Rapace interpreta a una atribulada madre adolescente que huye de casa para perseguir su sueño, fracasando finalmente y sufriendo una crisis nerviosa de fatales consecuencias. Por su trabajo, Rapace fue galardonada con los premios Bodil (otorgado por la crítica danesa) y Robert (concedido por la Academia de Cine de Dinamarca) en la categoría de mejor actriz.
Rapace cosechó excelentes críticas por su rompedora interpretación en Los hombres que no amaban a las mujeres, primera entrega de la trilogía Millennium, que se estrenó en Suecia en febrero de 2009. Ganó el premio Guldbagge (Academia de Cine de Suecia) y el galardón internacional Júpiter (Alemania) como mejor actriz, además de ser nominada al premio Orange de la Academia de Cine Británica en sendos apartados de mejor actriz y mejor actriz en película europea. Posteriormente, Rapace también recibió grandes elogios por su trabajo en la segunda y tercera entregas de la saga: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire.
Otro de sus trabajos cinematográficos lo realizó en el debut en la dirección de Pernilla August, la película sueca Beyond (Svinalägorna). Este filme se estrenó en el Festival de Cine de Venecia en 2010 y obtuvo el premio de la Semana de la Crítica del certamen. Basada en el best seller homónimo, la película es una conmovedora historia sobre la dramática infancia de una joven que crece en un hogar regido por el alcohol y los abusos. Tras Beyond, Rapace actuó en el thriller noruego dirigido por Pål Sletaune Babycall, sobre una joven madre que cree haber oído accidentalmente un asesinato. Por su interpretación en este filme, Rapace recibió el premio a la mejor actriz en el Festival de Cine de Roma de 2011.
Nacida en Suecia, Rapace es hija del cantaor flamenco Rogelio Durán.

Nacido en Alemania y criado en Killarney, Irlanda, MICHAEL FASSBENDER (David) ha encadenado una espectacular sucesión de trabajos muy aclamados por la crítica durante los años 2011 y 2012, recibiendo numerosos reconocimientos y premios, tales como la Copa Volpi al mejor actor del Festival de Cine de Venecia de 2011 y el premio de Cine y Televisión de Irlanda (IFTA), así como sendas nominaciones al Globo de Oro y al BAFTA al mejor actor por la película de Steve McQueen Shame. La asociación National Board of Review concedió a Fassbender el premio Spotlight y la Asociación de Críticos de Cine de Los Ángeles le nombró mejor actor por su trabajo en Shame y en el drama Un método peligroso, de David Cronenberg, donde Fassbender interpreta a Carl Jung y actúa junto a Keira Knightley y Viggo Mortensen. Fassbender también ha aparecido recientemente en los filmes X-Men: Primera Generación, de Matthew Vaughn, dando vida a Erik Lehnsherr, más conocido como el súper-villano Magneto; la adaptación realizada por Cary Joji Fukunaga del clásico Jane Eyre, interpretando a Edward Rochester; y ha sido un asesino en la película de Steven Soderbergh Indomable, trabajando junto a Ewan McGregor y Gina Carano.
Fassbender coprotagonizó el gran éxito de taquilla de 2009 Malditos bastardos, del director Quentin Tarantino, y compartió con sus compañeros el premio del Sindicato de Actores (SAG) a la mejor actuación de reparto en una película, así como el premio Critics' Choice a la mejor interpretación conjunta.
Fassbender interpretó a Bobby Sands, fallecido durante una huelga de hambre en la dramática película basada en hechos reales dirigida por Steve McQueen, Hunger. Su actuación le valió el galardón del Cine Independiente Británico (BIFA) y el premio IFTA al mejor actor, así como el premio de los Críticos de Cine de Londres y el reconocimiento como mejor actor de los festivales internacionales de cine de Estocolmo y Chicago de 2008. Al año siguiente, Fassbender fue premiado de nuevo por el Festival Internacional de Cine de Chicago como mejor actor secundario por su trabajo en la película de Andrea Arnold Fish Tank. Por su trabajo en este filme, Fassbender fue también nominado a los premios BIFA e IFTA, y obtuvo su segundo premio del Círculo de Críticos de Cine de Londres. Fue candidato al IFTA por su actuación en la miniserie dirigida por Marc Munden The Devil's Whore.
Nacido en Alemania y criado en Irlanda, Fassbender se graduó en la prestigiosa escuela de interpretación Drama Centre de Londres. El papel que le catapultó a la fama fue el sargento Burton "Pat" Christenson que interpretó en la premiada y épica miniserie de HBO Hermanos de sangre.
Tras su debut cinematográfico en el gran éxito comercial 300, dirigido por Zack Snyder, Fassbender intervino en los filmes La masacre de Town Creek, de Joel Schumacher; Eden Lake, de James Watkins; Jonah Hex, de Jimmy Hayward; Angel, de Francois Ozon, y Centurión, de Neil Marshall.

GUY PEARCE (Weyland), aunque nacido en Inglaterra, se crió en Australia desde que tenía tres años. Atraído siempre por la interpretación, con un especial talento para imitar acentos, Pearce actuó en varias obras de teatro durante su juventud, y logró introducirse en el mundo de la televisión al ser elegido para participar en la serie australiana Neighbours en 1985, donde interpretó al personaje de Mike Young durante varios años. Pearce también actuó en otras series de televisión tales como Home and Away (1988) y Snowy River: The McGregor Saga (1993).
El lanzamiento cinematográfico de Pearce se produjo en 1994, a raíz de su papel de drag queen en la película de Stefan Elliott Priscila, reina del desierto. Desde entonces, ha aparecido en numerosas producciones norteamericanas, tales como L.A. Confidential, Reglas de compromiso, El conde de Montecristo, La máquina del tiempo y, especialmente, Memento, de Christopher Nolan.
Más recientemente, Pearce ha protagonizado la alabada película La propuesta (2005), dirigida por John Hillcoat, con quien volvió a trabajar en el filme La carretera. Pearce ha obtenidos grandes elogios de la crítica por su interpretación del artista pop Andy Warhol en Factory Girl; por su papel de Harry Houdini en el filme de Gillian Armstrong El último gran mago, así como por su cameo en la película ganadora del Oscar En tierra hostil, dirigida por Kathryn Bigelow.
Hemos podido ver a Pearce interpretando a Eduardo VIII en la muy oscarizada película de Tom Hooper El discurso del rey. Entre sus más recientes trabajos cinematográficos destacan el aclamado drama criminal Animal Kingdom; el thriller Seeking Justice, junto a Nicolas Cage; la película de terror Don’t Be Afraid of the Dark, producida y escrita por Guillermo del Toro; el drama 33 Postcards; y el filme que combina ciencia-ficción, acción y aventura Lockout, escrito por Luc Besson. Próximamente le veremos en Lawless, protagonizada también por Tom Hardy.
Pearce ganó un Emmy en la categoría de mejor actor secundario de miniserie o película por su trabajo en la miniserie de HBO Mildred Pierce, por la cual también fue nominado al Globo de Oro y al premio del Sindicato de Actores (SAG). Esta miniserie estaba protagonizada por Kate Winslet y dirigida por Todd Haynes.

El actor británico IDRIS ELBA (Janek) cautivó al público americano con su papel del infame Stringer Bell en la alabada serie de HBO The Wire. Idris sigue haciendo méritos para ser considerado uno de los actores a tener en cuenta en Hollywood, con un conjunto de muy bien acogidas interpretaciones en importantes películas y numerosas series de televisión.
Idris empezó profesionalmente en su ciudad natal de Londres, donde, con veintitantos años, consiguió erigirse en puntal de la televisión británica. Actuó en algunos de las series más valoradas de Reino Unido, tales como Dangerfield, Bramwell y Ultraviolet. En 2000, Ultraviolet fue adquirida por Fox para su emisión en Estados Unidos, ofreciéndole a Idris la oportunidad de irrumpir en el mercado norteamericano. Tras su traslado a Nueva York, Idris obtuvo excelentes críticas por su personaje de Aquiles en la producción del Off-Broadway de una de las obras más complejas de Shakespeare, Troilo y Crésida, que dirigió sir Peter Hall. Poco tiempo después, Idris consiguió un papel en la aclamada serie de televisión Ley y orden.
Casi al mismo tiempo, David Simon, creador de la galardonada serie de HBO Oz, eligió a Idris para interpretar a Stringer Bell, lugarteniente del imperio criminal que controla la droga en Baltimore, en la serie The Wire. La interpretación de Idris del complicado pero mortífero Bell es probablemente una de las más convincentes de la historia de la televisión. Cuando la serie se convirtió en gran éxito mundial, el talento de Idris empezó a ser apreciado por crítica y público. En 2005, Idris fue candidato al premio NAACP Image, en la categoría de mejor actor secundario en serie dramática, por su trabajo en The Wire.
Idris consiguió su primer papel protagonista en la película original de HBO Sometimes in April, por la que obtuvo su segunda nominación al premio Image, en este caso, en la categoría de mejor actor de película para televisión, miniserie o especial dramático. A éste siguieron muchos más personajes protagonistas, en filmes tales como el drama de Tyler Perry Daddy’s Little Girls, película por la que Idris fue nominado al premio BET al mejor actor; el thriller La cosecha, coprotagonizado por Hilary Swank; y la película de terror 28 semanas después.
En 2007, Idris coprotagonizó la película de Ridley Scott nominada al Globo de Oro American Gangster, junto a Denzel Washington, Russell Crowe, Ruby Dee y Josh Brolin. El conjunto de intérpretes del filme logró una nominación al premio del Sindicato de Actores a la mejor actuación de reparto en película. Ese mismo año, Idris regresó a Londres para rodar la película de Guy Ritchie RocknRolla, junto a Gerard Butler, Thandie Newton y Tom Wilkinson. La película se situó directamente en el primer puesto de la taquilla británica durante la primera semana de su estreno.
A continuación, Idris protagonizó junto a Beyonce Knowles el thriller psicológico Obsesionada, dirigido por Steve Shill. Idris fue candidato al premio BET al mejor actor, así como al premio NAACP Image como mejor actor de película. El filme recaudó 28,5 millones de dólares durante el fin de semana de su estreno, situándose en el primer puesto de la taquilla y convirtiéndose en el estreno más rentable hasta entonces registrado del género que podríamos denominar “thriller de acoso”.
En 2009, Idris exhibió sus dotes cómicas en la popular serie de NBC The Office, interpretando a Charles Minor, el jefe de Michael Scott, que es todo menos divertido. Después apareció dando vida al novio de Laura Linney en la serie cómica de Showtime The Big C.
Sus siguientes proyectos fueron Los perdedores, donde compartió pantalla con Zoe Saldana, Chris Evans y Jeffrey Dean Morgan; y el taquillero filme Ladrones, junto a Matt Dillon, T.I. y Hayden Christensen, por el que Idris fue nominado al premio NAACP como mejor actor secundario de película en 2011. En mayo de 2009, Idris se trasladó a Glasgow para rodar Legacy. Además de su papel de mercenario de la compañía Black Operations, Idris fue productor ejecutivo de esta película, seleccionada para clausurar el Festival de Cine de Glasgow en febrero de 2010. En abril de 2010, Legacy obtuvo la recomendación del Festival de Cine de Tribeca, así como la aclamación de la crítica.
Idris apareció posteriormente en la dramática serie policiaca de BBC Luther, interpretando al protagonista homónimo John Luther, un complejo detective que lucha contra sus propios demonios. Los seis episodios de su primera temporada empezaron a emitirse en BBC 1 en abril de 2010, y tanto público como crítica fueron unánimes en su favorable respuesta a la interpretación de Idris del atormentado detective. La serie fue adquirida por BBC America, que la emitió en octubre de 2010, y, de nuevo, Idris logró excelentes críticas. Por su trabajo en Luther, Idris obtuvo una candidatura al Globo de Oro al mejor actor en 2011, así como el premio NAACP Image en la categoría de mejor actor de película para televisión, miniserie o especial dramático. En 2012, Idris se llevó a casa el Globo de Oro en la categoría de mejor actor de miniserie o película para televisión.
Idris participó en la anhelada adaptación del cómic de Marvel Thor, dirigida por Kenneth Branagh, junto con Natalie Portman, Anthony Hopkins y Samuel L Jackson. Recientemente le hemos podido ver en Ghost Rider 2: Espíritu de venganza, junto a Nicolas Cage.
Además de en su regreso a la pequeña pantalla con la tercera temporada de la serie Luther, veremos a Idris próximamente en la película de Guillermo del Toro Pacific Rim, y asimismo interpretará a Nelson Mandela en la producción que comenzará este verano del biopic Long Walk to Freedom.

LOGAN MARSHALL-GREEN (Holloway) ha aparecido en la gran pantalla en La trampa del mal, película producida por M. Night Shyamalan. Marshall-Green es más conocido entre el público por su personaje de Paco, un activista radical, en el filme de Julie Taymor Across the Universe. También ha coprotagonizado filmes como Los amos de Brooklyn, The Kindness of Strangers y El gran rescate.
Hemos podido ver a Marshall-Green en la serie de televisión Dark Blue. También ha trabajado en series como Traveler, 24, Ley y orden, Ley y orden: Unidad de Víctimas Especiales y The OC.
Licenciado en interpretación por la Escuela de Arte Tisch de la Universidad de Nueva York y prolífico actor de teatro, Marshall-Green fue nominado al premio Drama League por su trabajo en El rey Lear, donde actuó junto a Kevin Klein en el Public Theatre, así como por la obra Pig Farm, de Greg Kotis, representada en el Roundabout Theatre del Off-Broadway. Fue candidato al premio Lortel por sus actuaciones en Dog Sees God y The Distance from Here, de Neil LaBute, ganando todo el elenco de esta última obra el premio Drama Desk.
Otras producciones del Off-Broadway en las que Marshall-Green ha actuado son: Beast, Swimming in the Shallows, U.S. Drag y Turn of the Screw. Marshall-Green es actor habitual del Williamstown Theatre, donde ha representado obras como Bus Stop, Street Scene, Skin of Our Teeth, The Blue Bird, Light Up the Sky, Tonight at 8:30, The Hour We Knew Nothing of Each Other, Servant of Two Masters y Xanadu.

La ganadora del Oscar CHARLIZE THERON (Vickers) es una de las grandes actrices de nuestro tiempo. Con su habilidad para atrapar una amplia variedad de personajes, Theron demanda implacablemente la absoluta atención de los espectadores en cuanto aparece en pantalla. Esta nativa de Sudáfrica es muy admirada y recibe incesantes elogios por sus sugerentes y potentes interpretaciones.
Theron cautivó al público con su interpretación de la asesina en serie Aileen Wuornos en la pequeña joya del cine independiente Monster. Theron obtuvo el premio Independent Spirit y el galardón de la National Broadcast Film Critics Association, el Globo de Oro, los premios del Sindicato de Actores, del Círculo de Críticos de Cine de San Francisco, de los Críticos de Cine Online y la Asociación de Críticos de Cine Southeastern de Nueva York, así como el premio a la Actuación Revelación que otorga la National Board of Review y el codiciado Oscar, todos ellos por su emocionalmente devastadora interpretación en Monster.
Recientemente, Charlize ha protagonizado la comedia negra de Jason Reitman Young Adult, por la que fue nominada al Globo de Oro de 2012 como mejor actriz de película, en el apartado de comedia. Tambien es protagonista de Blancanieves y la leyenda del cazador, junto a Kristen Stewart. Este verano, Charlize comenzará el rodaje de la producción de Warner Bros. Mad Max: Fury Road, dirigida por George Miller.
En noviembre de 2008, Charlize protagonizó el debut en la dirección de Guillermo Arriaga, Lejos de la tierra quemada, donde interpretaba a Sylvia, una mujer que se ve obligada a emprender un viaje emocional para librarse de un pasado que la atormenta. Theron actuó junto a Kim Basinger en este drama, que también produjo.
En 2008, Theron protagonizó junto a Will Smith y Jason Bateman Hancock, que fue la tercera película más taquillera del año.
Charlize fue protagonista del drama En tierra de hombres, junto a Frances McDormand y Sissy Spacek, del director Niki Caro. Basada en la historia real de un grupo de mujeres que trabajaban en minas de carbón y el hostil entorno laboral al que se enfrentaban a diario, En tierra de hombres recibió múltiples elogios. Su sorprendente interpretación de Josey Aimes le valió ser nominada al Globo de Oro, al Oscar y a los premios SAG y Critics Choice.
Theron fascinó al público con su trabajo en la película de HBO The Life And Death Of Peter Sellers, junto a Geoffery Rush, por la que fue candidata como mejor actriz secundaria al Globo de Oro, al premio del Sindicato de Actores y al Emmy.
Además de haber producido Lejos de la tierra quemada a través de su propia compañía, Denver and Delilah, Charlize está desarrollando y es productora ejecutiva de la serie de HBO titulada Mind Hunter, que dirige David Lynch
Charlize debutó en el cine con la película de MGM Dos días en el valle, junto a James Spader, Eric Stoltz y Jeff Daniels. Tambien ha actuado con Al Pacino y Keanu Reeves en Pactar con el diablo; con Tom Hanks en That Thing You Do!; y en el filme de Jonathan Lynn No pierdas el juicio. Theron protagonizó la película de Woody Allen Celebrity y, posteriormente, Mi gran amigo Joe, junto a Bill Paxton. En 1999, Theron participó en la película nominada al Oscar Las normas de la casa de la sidra y en la producción de New Line Cinema La cara del terror, junto a Johnny Depp. En 2000, Theron intervino en el filme de Robert Redford La leyenda de Bagger Vance, junto a Will Smith y Matt Damon; la película de Fox 2000 Hombres de honor, con Robert De Niro y Cuba Gooding, Jr.; el filme de John Frankenheimer Operación Reno, con Ben Affleck, y la producción de Miramax La otra cara del crimen, coprotagonizada por Mark Wahlberg, Joaquin Phoenix, James Caan y Faye Dunaway.
En 2001, Theron actuó en la sentimental producción de Warner Bros. Noviembre dulce, junto a Keanu Reeves, así como en la película de Woody Allen La maldición del escorpión de jade, protagonizada también por Helen Hunt, Dan Aykroyd y David Ogden Stiers. En 2002, Theron actuó junto a Patrick Swayze, Natasha Richardson y Billy Bob Thornton en Waking Up in Reno, y junto a Kevin Bacon, Courtney Love, Stuart Townsend, Pruitt Taylor Vince y Dakota Fanning en Atrapada, película dirigida por Luis Mandoki.

SOBRE LOS REALIZADORES

RIDLEY SCOTT (Director, Productor) ha sido nominado al Oscar al mejor director por su trabajo en Black Hawk derribado, Gladiator y Thelma y Louise. Asimismo, fue candidato al premio del Sindicato de Directores (DGA) por estas tres películas. Scott ha recibido numerosas nominaciones a lo largo de su prestigiosa carrera. Además de las candidaturas al Oscar y al premio DGA, tambien fue candidato al Globo de Oro al mejor director por American Gangster, película protagonizada por Denzel Washington y Russell Crowe. Como productor también de este drama basado en hechos reales, Scott fue nominado al BAFTA a la mejor película. Además, Scott fue candidato al Globo de Oro y al BAFTA al mejor director por su épica película Gladiator. Este filme ganó el premio de la Academia, el Globo de Oro y el BAFTA a la mejor película.

Scott debutó en la dirección cinematográfica en 1977 con Los duelistas, con la que obtuvo el premio a la mejor película en el Festival de Cine de Cannes. Después dirigió el taquillero thriller de ciencia-ficción Alien, el octavo pasajero, que llevó a la fama a Sigourney Weaver y dio origen a una exitosa franquicia. En 1982, Scott realizó su emblemática película Blade Runner, protagonizada por Harrison Ford. Considerada un clásico del género de ciencia-ficción, este futurista thriller fue incluido en el Registro Nacional de Cine de la Biblioteca del Congreso de EE.UU. en 1993, y un montaje del director se estrenó con renovadas alabanzas en 1993 y, de nuevo, en 2007.
Otras películas dirigidas por Scott son: Legend, protagonizada por Tom Cruise; La sombra del testigo; Black Rain, protagonizada por Michael Douglas y Andy Garcia; 1492: La conquista del Paraíso; Tormenta blanca, protagonizada por Jeff Bridges; La teniente O’Neil, protagonizada por Demi Moore y Viggo Mortensen; Hannibal, protagonizada por Anthony Hopkins y Julianne Moore; Red de mentiras, protagonizada por Russell Crowe y Leonardo DiCaprio; Un buen año, protagonizada por Russell Crowe y Albert Finney; el épico filme El reino de los cielos, con Orlando Bloom y Jeremy Irons; y Los impostores, protagonizada por Nicolas Cage y Sam Rockwell. Su último trabajo como director fue la popular versión de la inmortal historia de Robin Hood, en lo que constituyó su quinta colaboración con el actor Russell Crowe y que también protagonizó Cate Blanchett.
Ridley y su hermano Tony fundaron en 1967 la agencia de publicidad RSA. RSA ha logrado una consolidada reputación por crear innovadores e iconoclastas anuncios publicitarios para algunas de las marcas más importantes del mundo. En 1995, Ridley y Tony crearon la productora de cine y televisión Scott Free. A través de sus oficinas en Los Ángeles y Londres, los hermanos Scott han producido títulos como En sus zapatos, el equipo A, Cyrus y la película nominada al Oscar El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. Tambien han sido productores ejecutivos de la popular serie de la CBS The Good Wife, ganadora de los premios Emmy, Peabody y Globo de Oro, así como de la veterana y exitosa serie Numbers, que se emitió durante seis temporadas, también en CBS. Adicionalmente, Ridley y Tony han sido productores ejecutivos de proyectos de largo formato de la compañía, tales como la miniserie de Starz Los pilares de la Tierra; la miniserie de A&E La amenaza de Andrómeda, basada en el libro de Michael Crichton; la miniserie de TNT The Company, así como las galardonas películas RKO 281: La batalla por Ciudadano Kane, Amenaza de tormenta y Durante la tormenta, de HBO. En 2003, Scott fue nombrado caballero de la Orden del Imperio Británico en reconocimiento a su contribución a las artes.

JON SPAIHTS (Guionista), graduado por la Universidad de Princeton, se trasladó a la ciudad de Nueva York para ser novelista, pero rápidamente varió su trayectoria profesional al convertirse en un ejecutivo “puntocom” de la empresa de tecnología educativa Teachscape, con sede en Nueva York. Fue precisamente su trabajo en Nueva York lo que le hizo interesarse por el mundo del cine. Fundó una productora con un amigo, y conjuntamente realizaron una serie de documentales y vídeos multimedia para el Museo de Historia Natural de Nueva York, el Museo Nacional de Derechos Civiles y el Museo de la Guerra Civil de Richmond. Como parte de dicho trabajo, Spaihts tuvo que rodar, dirigir y editar vídeos, y por primera vez empezó a pensar seriamente en el cine como medio narrativo. Y así, sin más, el aspirante a novelista se convirtió en aspirante a guionista. Tras solicitar un año de excedencia en su trabajo, Spaihts pasó ese tiempo escribiendo y rescribiendo Shadow 19. Este guion supuso el lanzamiento de su carrera como guionista al ser adquirido por Warner Bros. y obtener el compromiso de Keanu Reeves para protagonizarlo. Cuando se paralizó la realización de Shadow 19, Reeves instó a Spaihts a crear un proyecto para el actor. Consecuentemente, Spaihts escribió otro original guion, Passengers, que ocupó el tercer puesto en la llamada “lista negra” y se convirtió en uno de los guiones que más circularon por Hollywood, arrinconado en los despachos de los grandes estudios.

En una reunión con la compañía de Ridley Scott, Scott Free Productions, Spaihts introdujo en la conversación la posibilidad de regresar al universo de la primigenia película de Ridley Alien, el octavo pasajero. La idea de Spaihts posibilitó una reunión con altos directivos de la Fox tan solo días después, y provocó que Ridley Scott pasara de pensar solo en producir la película a también dirigirla. Spaihts y Scott trabajaron muy estrechamente durante muchos meses para producir lo que posteriormente se convertiría en Prometheus. Spaihts, que apareció en la lista “10 guionistas a tener en cuenta en 2012” de la revista Variety, está en racha y rápidamente se ha convertido en la persona más idónea para escribir “thrillers espaciales”. Es autor del guion producido por New Regency-Summit La hora más oscura, está escribiendo actualmente Children of Mars para Disney y Scott Rudin, y después rescribirá la leyenda de George y el dragón para Sony y Red Wagon. Además, Spaihts ha sido contratado por Bruckheimer Films para realizar los siguientes guiones de ciencia-ficción: una adaptación de la novela gráfica World War Robot, y una película original, aún sin título, que de nuevo combinará la temática del amor verdadero y el espacio interestelar. Más recientemente, Universal Pictures también ha solicitado a Spaihts que escriba un reinicio de la franquicia de La momia, que Sean Daniel volverá a producir. Spaihts reside en Venice, California, junto a su mujer, la actriz Johanna Watts, y es un insaciable fotógrafo que disfruta retratando personas y paisajes.

A pesar de que le advirtieron del daño que su cerebro podría sufrir, DAMON LINDELOF (Guionista, Productor Ejecutivo) pasó la mayor parte de su infancia viendo televisión. Tras un breve flirteo con el séptimo arte a través de su licenciatura en cine por la Escuela de Arte Tisch, de la Universidad de Nueva York, Lindelof se montó en su coche y se trasladó al Oeste. Los Ángeles se convirtió en su verdadera escuela de posgrado, pues Lindelof trabajó para la agencia literaria de Paramount Studios, y, finalmente, fue ejecutivo creativo del productor Alan Ladd Jr., antes de acordarse de que su auténtica pasión era la televisión. Cambiando su traje y corbata por una desenfadada camiseta y unos confortables zapatos Birkenstocks, Lindelof fue asistente de guion en la serie dramática Wasteland, creada por Kevin Williamson para ABC. Poco tiempo después, le sonrió la fortuna y le incorporaron definitivamente a la plantilla de guionistas. Aunque, también poco después, la adversidad reparó en él y la serie se canceló. A continuación, Lindelof trabajó en la icónica serie de CBS Nash Bridges, durante su última temporada (¿coincidencia?), incorporándose luego a la nueva serie dramática de NBC Crossing Jordan, donde fue guionista y productor a lo largo de tres temporadas. Después, Lindelof se topó con Perdidos. Durante doce semanas de absoluta locura, Lindelof y el coautor J.J. Abrams consiguieron realizar un episodio piloto extraordinariamente enigmático, absurdamente incoherente y enormemente caro para ABC, en torno a los supervivientes de un accidente de avión en el Pacífico Sur. A pesar de todo ello, Perdidos ganó un Globo de Oro y un Emmy a la mejor serie dramática en su primera temporada. Lindelof concluyó Perdidos tras seis temporadas y todavía no comprende del todo lo que aquello significó. “Trekkie” de toda la vida, Lindelof produjo también el reinicio de Star Trek dirigido por Abrams, que se estrenó en mayo de 2009, y asimismo fue coguionista de la película de Jon Favreau Cowboys & Aliens, estrenada en 2011. Lindelof ha participado en el guion y produce actualmente la secuela de Star Trek, y también ha escrito, en su tiempo libre, esta semblanza.

MICHAEL COSTIGAN (Productor Ejecutivo) es presidente de Scott Free Productions, la compañía de Ridley y Tony Scott, desde 2005. Bajo su enseña, Costigan ha producido recientemente Being Flynn, protagonizada por Robert De Niro y Paul Dano, con dirección de Paul Weitz; y Cyrus, protagonizada por John C. Reilly, Jonah Hill y Marisa Tomei, dirigida por Mark y Jay Duplass y estrenada por Fox Searchlight Pictures. Costigan fue productor ejecutivo en los filmes: Robin Hood, dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Russell Crowe y Cate Blanchett; Red de mentiras, dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Leonardo DiCaprio y Russell Crowe, y American Gangster, dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Denzel Washington y Russell Crowe. Scott Free ha producido también The Company, un miniserie de seis horas de duración que cuenta la historia de la CIA, para TNT.

Costigan ha llevado a cabo numerosos proyectos durante su permanencia en Scott Free, tales como Domino, protagonizada por Keira Knightley; Un buen año, comedia romántica protagonizada por Russell Crowe; el drama romántico de Curtis Hanson En sus zapatos, con Cameron Diaz, Toni Collette y Shirley MacLaine, y la popular serie de CBS Numbers. Entre sus próximas producciones bajo el estandarte de Scott Free destaca la película Factor X, la historia del infame BTK, un asesino en serie de Kansas. Costigan fue productor ejecutivo del innovador drama Brokeback Mountain. Dirigido por Ang Lee a partir de un guion escrito por Larry McMurtry y Diana Ossana, basado en un relato corto de Annie Proulx, el filme fue nominado al Oscar a la mejor película y ganó sendos premios de la Academia en las categorías de mejor director y mejor guion adaptado. Costigan produjo también Una familia genial, mezcla de drama y comedia romántica, y la comedia navideña Un vecino con pocas luces. Antes de dedicarse a tareas de producción, Costigan trabajó más de una década para grandes estudios, ocupando cargos relevantes; fue vicepresidente ejecutivo de producción en Sony Pictures durante nueve años. Costigan supervisó la adquisición, desarrollo y producción de numerosas películas, tales como la ganadora del Oscar Inocencia interrumpida, dirigida por James Mangold; la nominada al Oscar El escándalo de Larry Flynt, dirigida por Milos Forman; el gran éxito de taquilla Los ángeles de Charlie, que dirigió Joseph McGinty; la aclamada comedia negra Todo por un sueño, dirigida por Gus Van Sant, así como dos destacados debuts en la dirección: el de Andrew Niccols con Gattaca y el de Wes Anderson con Bottle Rocket.

MARK HUFFAM (Productor Ejecutivo), miembro activo de la industria cinematográfica desde 1983, ha ejercido labores de productor durante los últimos diez años. La primera producción importante de Huffam fue la película de Steven Spielberg Salvar al soldado Ryan, protagonizada por Tom Hanks, que ganó cinco premios de la Academia. Reconociendo su contribución a este filme, Huffam fue candidato al premio del Sindicato de Directores (DGA) en la categoría de mejor equipo de producción de ese año. En 2000, Huffam coprodujo la muy alabada película Quills, protagonizada por Geoffrey Rush y Kate Winslet, que fue nominada a tres premios de la Academia y cinco BAFTA. En 2001, produjo La mandolina del capitán Corelli para Working Title Films. Dirigida por John Madden, este filme fue protagonizado por Nicolas Cage y Penélope Cruz. En 2002, Huffam se asoció con Scott Rudin para producir Las horas, dirigida por Stephen Daldry y protagonizada por Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep. La película obtuvo ocho candidaturas al Oscar, y Kidman logró el premio de la Academia a la mejor actriz por su interpretación de Virginia Woolf. Huffam produjo la exitosa película Johnny English en 2003, de nuevo para Working Title. Este filme, protagonizado por Rowan Atkinson, recaudó 147 millones de dólares en las taquillas de todo el mundo, y obtuvo numerosas nominaciones, incluyendo las categorías de mejor película (Premios British Comedy 2003) y mejor película británica (Premios Empire 2004). Huffam unió fuerzas con Tim Bevan y Eric Fellner para producir la adaptación cinematográfica de la popular serie de televisión de los años 60 Thunderbirds en 2004.

También en 2004, con Stephen Daldry como productor ejecutivo, Huffam produjo Mickybo and Me, un proyecto que Huffam desarrollo junto al guionista y director Terry Loane. Rodada en Irlanda del Norte y protagonizada por Julie Walters, la película obtuvo múltiples premios y elogios en el Festival de Cine de Irlanda de 2005 y en otros muchos certámenes internacionales. En los años 2005 y 2006, Huffam se implicó en la producción de la exitosa saga cinematográfica ¡Goool!, que gira en torno al mundo del fútbol internacional, produciendo los dos primeros filmes de los tres que componen la serie para Milkshake Films y Buena Vista Pictures. En 2007, Huffam produjo Mamma Mia!, adaptación cinematográfica del popular musical del mismo título, que protagonizaron Meryl Streep, Pierce Brosnan y Colin Firth. La película fue un enorme éxito a nivel mundial, con ingresos de taquilla superiores a los 600 millones de dólares, y se convirtió en uno de los filmes más taquilleros y rentables de los estudios Universal. En 2008, Huffam fundó junto a Simon Bosanquet la compañía Generator Entertainment, con el objetivo de desarrollar y producir un catálogo de películas de género. Hasta el momento, Generator Entertainment ha producido la película de terror Red Mist, el drama sobre el fin de la adolescencia Cherrybomb, que protagonizó Rupert Grint, y el thriller sobrenatural Ghost Machine.

En 2009, Huffam produjo la película Caballeros, princesas y otras bestias para Universal Pictures, protagonizada por Danny McBride, James Franco, Natalie Portman y Zooey Deschanel. Ese mismo año, produjo también el episodio piloto de la serie de HBO Juego de Tronos, basada en la primera de la serie de novelas de fantasía Canción de hielo y fuego, escritas por George R.R. Martin.

En 2010, Huffam produjo Killing Bono, de Nick Hamm, bajo el estandarte de Generator Entertainment y en asociación con Salt Company y Greenroom Entertainment. La película estaba protagonizada por Ben Barnes, el actor irlandés Robert Sheehan y el ya fallecido Pete Postlethwaite. Después, también en 2010, Huffam se unió a HBO para producir la serie de televisión Juego de tronos. Rodada en Irlanda del Norte y Malta, la serie está protagonizada por Sean Bean, Lena Headey y Jason Momoa.

MICHAEL ELLENBERG (Productor Ejecutivo) es actualmente vicepresidente principal de HBO, donde se encarga de supervisar las series dramáticas de la cadena (tales como Boardwalk Empire, Juego de tronos, True Blood y Treme), así como del desarrollo y producción de futuras series. Previamente, Ellenberg fue vicepresidente principal de Scott Free Productions, siendo uno de los productores de los filmes Robin Hood y Cyrus. Antes de ello, había sido vicepresidente de Producción y Desarrollo de Scott Rudin Productions.

DARIUSZ WOLSKI, ASC (Director de Fotografía) ha sido recientemente director de fotografía de Piratas del Caribe: En mareas misteriosas, en continuación de su aclamado trabajo en las anteriores entregas de la saga: Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra, Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto y Piratas del Caribe: En el fin del mundo. Wolski coincidió también con Johnny Depp en las películas de Tim Burton Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet y Alicia en el País de las Maravillas, así como en el filme de Bruce Robinson Los diarios del ron.

Wolski ha trabajado con varios de los más destacados directores, tales como Gore Verbinski en The Mexican (con anterioridad a las tres películas de la saga Piratas del Caribe dirigidas por Verbinksi); DJ Caruso en La conspiración del pánico; Andrew Davis en Un crimen perfecto; Alex Proyas en Dark City y la película de culto El cuervo; Peter Medak en Doble juego; John Polson en El escondite, así como Tony Scott en Fanático y la producción de Don Simpson y Jerry Bruckheimer Marea roja. Por su trabajo en Marea roja, Wolski fue nominado al premio ASC al mejor logro cinematográfico.

Nacido en Varsovia, Polonia, Wolski estudió en la Escuela Nacional de Cine de Lodz. Tras inmigrar a Estados Unidos en 1979, Wolski trabajó en documentales, películas de grandes estudios y pequeños filmes independientes. Su primer éxito llegó en 1986 con la película Heart, en la que Wolski trabajó sustituyendo al director de fotografía previsto, que se había comprometido con otro proyecto. Poco tiempo después, Wolski se trasladó a Los Ángeles, donde dirigió la fotografía de vídeos musicales y anuncios publicitarios para directores como Alex Proyas, David Fincher, Tony Scott y Jake Scott. A continuación, trabajó en Nightfall, película producida por Roger Corman, y en la producción de “American Playhouse” Land of Little Rain, emitida en PBS.

ARTHUR MAX (Diseño de Producción) inició su colaboración con el director Ridley Scott hace veinte años en el área de publicidad de televisión. Max fue candidato al premio de la Academia por su trabajo en dos películas dirigidas por Scott: Gladiator, ganadora del Oscar a la mejor película, donde Max recreó una increíblemente realista antigua Roma, y American Gangster, donde Max representó el Harlem de los años 70. Por Gladiator, Max ganó asimismo el BAFTA y los premios de las asociaciones National Board of Review y Broadcast Film Critics, y, asimismo, el Sindicato de Directores de Arte (ADG) le concedió el premio a la Excelencia en Diseño de Producción. Obtuvo su cuarta candidatura al premio ADG por American Gangster.

Max también ha colaborado con Scott en las siguientes películas: Robin Hood (por la que Max obtuvo su quinta nominación al premio del Sindicato de Directores de Arte), Red de mentiras, El reino de los cielos, Black Hawk derribado (por la que recibió su segunda nominación al premio ADG y fue candidato al premio del American Film Institute) y La teniente O’Neil. Max ha trabajado en dos ocasiones con el director David Fincher, diseñando las producciones de Seven, oscuro drama criminal que el realizador dirigió en 1995, y del claustrofóbico thriller de Fincher La habitación del pánico, por la que Max fue nominado por tercera vez al premio ADG.

Nacido en Nueva York, Max se graduó por la Universidad de Nueva York a finales de los años 60, e inició su trayectoria profesional en el teatro musical como diseñador de iluminación. Entre sus primeros trabajos destacan el histórico Festival de Woodstock de 1969 y varios conciertos en la famosa “catedral del rock” de Bill Graham, el Fillmore East, ubicado en el East Village de Nueva York. Durante la siguiente década, Max realizó el diseño escénico de músicos tan legendarios como T-Rex y Pink Floyd. Tras estudiar arquitectura en Inglaterra (a principios de los años 80, se licenció en la Polytechnic of Central London y en el Royal College of Art), Max desarrolló diversos proyectos de diseño arquitectónico en Londres. Max trabajó para la industria cinematográfica inglesa como ayudante de destacados diseñadores de producción, tales como Stuart Craig, en los filmes Greystoke: La leyenda de Tarzán, el rey de los monos y Cal, y Asshetton Gorton, en Revolution. Posteriormente, Max dio un giro a su trayectoria para dedicarse al ámbito de los anuncios de televisión, donde, durante una década, diseñó para clientes tales como Pepsi, Nike, Jeep, Coke y Levi’s, lo cual le proporcionó la oportunidad de colaborar con los realizadores Ridley Scott y David Fincher.

PIETRO SCALIA, A.C.E. (Montaje) ha recibido el premio de la Academia al mejor montaje en dos ocasiones: primero, por la controvertida teoría de la conspiración que planteaba el drama JFK, dirigido por Oliver Stone en 1991, película en la que compartió honores con su colaborador en el montaje, Joe Hutshing, y por la que también se llevó a casa un BAFTA y el premio Eddie que otorga la asociación American Cinema Editors (ACE); y, segundo, por su trabajo en el aclamado drama bélico dirigido por Ridley Scott en 2001 Black Hawk derribado, por el que Scalia recibió de nuevo el premio Eddie de la ACE y fue nominado al BAFTA. Además, Scalia fue candidato al Oscar y al premio Eddie (ACE) por la película de Gus Van Sant El indomable Will Hunting, y también obtuvo una nominación al Oscar, un premio Eddie (ACE) y un BAFTA por la oscarizada película de Scott Gladiator. Asimismo, Scalia ha sido el responsable del montaje de los filmes de Scott Robin Hood, Red de mentiras, American Gangster (por el que Scalia fue nominado al BAFTA), La teniente O’Neil y Hannibal.

En 2007, Scalia realizó los montajes del aclamado documental del actor y productor Leonardo DiCaprio La última hora y de la película dirigida por Matthew Vaughn Kick-Ass: Listo para machacar. Más recientemente, Scalia ha editado el filme The Amazing Spider-Man, dirigido por Marc Webb.

Previamente, Scalia había colaborado con Bernardo Bertolucci en sus filmes Pequeño Buda y Belleza robada. También trabajó con Sam Raimi en Rápida y mortal, con Rob Marshall en Memorias de una geisha y con Larry Charles en Anónimos. Scalia empezó profesionalmente trabajando para Oliver Stone, como ayudante de montaje en las películas del realizador Wall Street y Hablando con la muerte. Luego fue editor asociado en Nacido el 4 de julio, película ganadora del Oscar al mejor montaje, y editor adicional en The Doors. Nacido en Sicilia, Italia, Scalia se crió en Suiza. Vino a Estados Unidos para realizar sus estudios universitarios, licenciándose en Cine y Teatro por la Universidad de California, Los Ángeles, en 1985.

MARC STREITENFELD (Compositor) ha compuesto la música de las siguientes cinco películas de Ridley Scott: Prometheus, Robin Hood, Red de mentiras, American Gangster (cuya banda sonora fue nominada al BAFTA) y la comedia romántica Un buen año. Tambien trabajó con Scott como supervisor musical en El reino de los cielos y Los impostores, como editor musical en Black Hawk derribado y Hannibal, y fue asesor técnico en la banda sonora nominada al Oscar de Gladiator. Nacido en Múnich, Alemania, Streitenfeld se trasladó a Los Ángeles a los 19 años. Primero trabajó como asistente del compositor Hans Zimmer y, después, se estableció por su cuenta como editor musical y supervisor musical, colaborando en numerosas e importantes películas.

JANTY YATES (Diseño de Vestuario) ganó el premio de la Academia en el año 2000 y fue nominada al BAFTA por el evocador vestuario de la antigua Roma que creó para la película de Ridley Scott ganadora del Oscar Gladiator. Esta película fue la primera de las siete colaboraciones cinematográficas que Yates ha mantenido con el director, incluyendo Robin Hood (por la que Yates fue nominada a los premios Saturn y Satellite al mejor diseño de vestuario), Red de mentiras, American Gangster, Hannibal y El reino de los cielos (por la que fue candidata al premio Goya al mejor diseño de vestuario).

La lista de sus colaboraciones con importantes realizadores incluye también las películas: Bienvenidos a Sarajevo, Jude y With or Without You, de Michael Winterbottom; Miami Vice, de Michael Mann; Enemigo a las puertas, de Jean-Jacques Annaud; El inglés que subió una colina pero bajó una montaña, de Christopher Monger; The Man Who Knew Too Little, de Jon Amiel; Charlotte Gray, de Gillian Armstrong, y la dramática biografía de Cole Porter De-Lovely, de Irwin Winkler, por cuyo elegante diseño de vestuario del período posterior a la Gran Depresión Yates fue candidata al premio del Sindicato de Diseñadores de Vestuario (CDG).

Yates empezó profesionalmente en el mundo de la moda, y posteriormente se incorporó a la industria cinematográfica como ayudante de vestuario de la película de Jean-Jacques Annaud En busca del fuego. A continuación, trabajó en dos filmes de Mike Newell: el thriller de 1985 Bailar con un extraño y el drama de 1988 Soursweet. Yates fue supervisora de vestuario en el aclamado musical irlandés dirigido por Alan Parker The Commitments, debutando posteriormente como diseñadora de vestuario en la agridulce comedia británica de 1993 Bad Behaviour.

Copyright © 2012 Twentieth Century Fox Film Corporation y Dune Entertainment III LLC en todos los territorios excepto Brasil, Italia, Corea, Japón y España. Copyright © 2012 TCF Hungary Film Rights Exploitation Limited Liability Company, Twentieth Century Fox Film Corporation y Dune Entertainment III LLC en Brasil, Italia, Corea, Japón y España. Los sucesos, personajes y empresas descritas en esta película son ficticios. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas o con sucesos reales o empresas es pura coincidencia. La propiedad de esta película está protegida por el copyright y otras leyes aplicables. Cualquier duplicación, distribución o exhibición de esta película puede ser objeto de persecución criminal así como responsabilidad civil.

© 2012 Twentieth Century Fox Film Corporation. Todos los derechos reservados. Propiedad de Fox.
Se autoriza a periódicos y publicaciones en general la reproducción de este texto con el fin único y exclusivo de contribuir a la divulgación de la distribución de la película. Cualquier otro uso queda estrictamente prohibido, incluyendo la venta, duplicación o cualquier otra forma de entrega del presente material. La información de prensa aquí detallada no podrá ser objeto de venta, transferencia o cesión, ni en su totalidad ni en parte.

 

Por: Estrella Savirón.      Fecha de pase: Julio 12.
 

blog comments powered by Disqus

 

 

 

 

 l  Copyright © Agolpedeefecto 2007 All Rights Reserved  l 
Optimizada a 1024 x 768 pixeles  l  Designed with CSS Templates
AVISO LEGAL - POLITICA DE PRIVACIDAD